El gobierno de María Eugenia Vidal convocó ayer martes a los gremios estatales a una reunión de la mesa paritaria, tras el reclamo de los sindicatos para discutir una nueva recomposición salarial que cubra la inflación. Allí, el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, ofreció un bono extraordinario de $7.000 a los estatales y de $3.500 para todos los jubilados y pensionados bonaerenses.
Además del bono, que se pagará por única vez, las autoridades provinciales ofrecieron un aumento salarial del 2% en diciembre. Así, los gremios estatales acumularían una suba anual que se ubicaría en 32%, porcentaje sensiblemente menor al 39,5% acumulado en lo que va del año, según el Indec.
El bono ofrecido por Vidal se comenzó a a nalizar luego de que Mauricio Macri firmara el decreto un plus de fin de año para los empleados de Nación de $5.000. Sin embargo, las negociaciones continúan abiertas a la espera de una respuesta de los sindicalistas a la oferta.
Respecto al plus para el sector pasivo también hay cambio en este sentido: no será sólo para aquellos que perciban las jubilaciones más bajas, sino para todas las categorías.
Además del bono extraordinario, la administración Vidal tiene intenciones de avanzar con un aumento de 20% (en seis tramos y con dos instancias de revisión) de cara al 2019.
Dicho ajuste sería en julio (se tendría en cuenta los 7 meses de inflación acumulada) y noviembre, si la inflación es mayor al aumento, se abriría una nueva instancia de negociación. Además, se ofreció $6.750 en 4 cuotas por presentismo.
En este marco de negociaciones paritarias, hoy � ��a partir de las 16– las autoridades de la Provincia se reunirán con los sindicatos que conforman el Frente de Unidad Docente en el ministerio de Economía.
Además, Vidal viene evaluando en las últimas horas un esquema de contención social destinado a atender el tema más reiterado de la Argentina en los últimos años: el diciembre caliente con eventuales hechos de desmanes en el Conurbano.
Si bien Vidal está convencida de que no debería existir conflicto alguno en diciembre, encomendó a sus ministros a tomar cartas en el asunto y reforzar la tarea social o de atención a los sectores más vulnerables en coordinación con la Iglesia y los intendentes de todo tipo de color político.
Entre las medidas que tomó, se pagará un bono adicional que ya se anunció para el Plan Más Vida en coordinación con el aumento que dio la Nación para la Asignación Universal por Hijo. Y un esquema de inc remento en los programas de asistencia a todas las escuelas primarias para la entrega de alimentos.
En plena campaña electoral, pues es claro que tanto Mauricio Macri como María Eugenia Vidal la comenzaron hace días mediante distintos spots de televisión, e incluso dando reportajes varios en distinos medios, busca pasar lograr un fin de año que no reste chances en las urnas el año que viene.
Luego, en febrero se terminaría de definir si desdobla por decreto las elecciones en la Provincia.
Ese tema fue el eje de la cumbre nacional de intendentes convocada por Mauricio Macri y Rogelio Frigerio para compartir “experiencias de gestión”, teñida por la bronca de los radicales, la preocupación por el impacto de la crisis económica en muchos distritos y el faltazo de la mayoría de los opositores.
Muchos intendentes del Conurbano (llámese, Martiniano Molina, Ramiro Tagliafe rro, Nicolás Ducoté y Néstor Grindetti) se verían muy beneficiados si pudieran evitar el arrastre que tendría una boleta de Cristina Kirchner en sus distritos. Sin embargo, todos procuran ser cautos sobre el tema porque saben que podría terminar perjudicando a Macri en los comicios nacionales.
“Hay que estudiar bien si le sirve a Mauricio”, se limitan a responder. El que también pide hacer un análisis “serio” es Horacio Rodríguez Larreta, que se mueve en tándem con Vidal en la interna de Cambiemos y empezó a insinuar que no hay que descartar la idea.
En el círculo íntimo de Vidal abre algunas dudas: “Claro que nos ayudaría a retener la Provincia, ¿pero qué hacemos si después Cristina gana la nacional?”, grafican cerca de la gobernadora y admiten que preferirían perder antes que verse forzados a “lidiar” con la ex Presidenta.
En tanto, los  más entusiastas repiten que, según pu blicó el sitio ‘LaNoticia1’, la reelección de Vidal en Provincia sería un impulso para la de Macri: “Ella sin ser candidata lo hizo ganar a Esteban Bullrich el año pasado, acá puede pasar lo mismo”, dicen quienes imaginan un papel protagónico de la gobernadora en la campaña nacional.
Además, creen que de ser así los intendentes del PJ “no movilizarán nada” para la campaña de Cristina. “Tendríamos todo el aparato provincial trabajando para Mauricio”, dicen y aclaran que si Vidal decide desdoblar la elección de la nacional tiene tiempo hasta marzo y aseguran que puede hacerlo por decreto.