El ex gobernador kirchnerista  de Entre Rios Sergio Urribarri y el actual intendente de Paraná no lograron ser candidatos a legisladores.

Urribarri está procesado por fraude a la administración pública y Varisco por investigaciones sobre narcotráfico. En el caso del kirchnerista, su paso al costado se concretó hace dos semanas cuando se oficializó que el gobernador Gustavo Bordet llevará en la boleta para senador nacional a Edgardo Kueider, el actual secretario general de la Gobernación y su mano derecha. Bordet tomó esa decisión contra la voluntad de Cristina Kirchner que prefería a Urribarri.

El ex gobernador fue procesado en una causa por irregularidades en el manejo de la publicidad oficial durante su gestión. Puntualmente el ex diputado radical Jorge D’Agostino lo acusó en el año 2013 de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, peculado y fraude a la administración, por la contratación irregular de publicidad. De acuerdo a la denuncia, Urribarri le adjudicó un millón de pesos en publicidad a diarios y revistas sin identificar, y otros 500 mil a Global Means SA, una firma con domicilio fiscal en La Plata.

En abril de 2018, el tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná confirmó el embargo por $26 millones sobre sus bienes y está previsto que entre el 29 de julio y el 27 de agosto enfrente el juicio. Otros dos funcionarios suyos están en la misma situación.

Por su parte, el intendente de Paraná, Sergio Varisco, fue procesado y será sometido en septiembre a juicio oral por financiar la compra de drogas en Entre Ríos, delito por el que podrían recibir hasta 20 años de prisión. Así y todo, la justicia lo había habilitado como precandidato a intendente para competir en las PASO del 14 de abril pasado, pero ni la confirmación del juicio y la noticia de su embargo por un millón de pesos lo dejaron fuera de carrera. Se impuso en su interna con el 58% de los votos. Sin embargo, el 9 de junio perdió la intendencia contra el actual vicegobernador, el peronista Adán Bahl.

El intendente de Paraná aparecen seriamente comprometidos en la causa del “Narcomunicipio”. La justicia investiga si se utilizó la estructura de la Municipalidad de Paraná para montar una organización de contrabando de marihuana.

La investigación comenzó en 2016 por el reparto de marihuana en camiones de basura municipales y derivó un año más tarde en la intercepción de una narcoavioneta con 317 kilos de cannabis en Colonia Avellaneda. Ese día hubo 14 detenidos, ocho de ellos empleados o funcionarios municipales. A raíz de la investigación en esta causa, surgió otra: la del “Narcomunicipio”, que estalló luego del hallazgo de un cuaderno en la casa de Daniel “Tavi” Celis, un puntero narco vinculado a Varisco, donde aparecían el nombre del intendente y el de otros funcionarios junto a números que se corresponderían con cantidades de drogas.

Varisco no es el único procesado en esta causa; lo acompañarán en el banquillo el concejal municipal Héctor Pablo Hernández; la funcionaria policial afectada en comisión de servicio al Área de Seguridad de la Municipalidad de Paraná, Griselda Noemí Bordeira y el empleado de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad, Alán Nicolás Viola.

El juez federal Leandro Ríos lo imputó e hizo allanar su domicilio y el de local partidario en la capital entrerriana. Luciana Lemos, ex pareja de Celis y una persona central en el engranaje de la banda, aseguró ante el juez haber recibido “pagos” del concejal previo a la entrega de droga proveniente de Buenos Aires “directamente para ellos”.

Fuente:lapoliticaonline