Entre los once nuevos detenidos en la causa de la ruta del la efedrina se encuentra Jorge Omar Lazota, un puntero político del kirchnerismo que, tras el crimen de General Rodríguez del 2018, fue enviado a San Julián, Santa Cruz, confirmaron a Clarín fuentes judiciales.Por Daniel Santoro

Lazota se entregó en el juzgado de María Servini pero esta mañana efectivos de la Policía Federal allanaron su casa en Puerto San Julián, sin encontrar más pruebas que eventualmente lo vinculen con el tráfico de efedrina

Según las fuentes “es hermano de un ex jefe de comisarios de abordo del avión presidencial Tango 01 de la época de Néstor y Cristina Kirchner”. Además, está muy vinculado a los hermanos Zacarías, que trabajaron en la Casa Rosada en la época de Néstor y en el PAMI. Como puntero había actuado en el kirchnerismo de la localidad bonaerense de Almirante Brown y era conocido de Rudy Ulloa. Ahora había regresado a la política como asistente del ex viceministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

Lazota fue detenido el lunes en la casa de uno de sus hijos, reveló Infobae en el marco del megaoperativo de esta semana que permitió descubrir otras 15 toneladas en una baulera de Belgrano donde estaban escondidas desde el 2008. Desde el miércoles los detenidos están siendo indagados por la jueza Servini, que trabaja en forma hermética para investigar si efectivamente participó de las maniobras. Sus vínculos con los Zacarías fueron confirmados por un ex dirigente K a Clarín.

En el 2016, la Cámara Federal había confirmado el procesamiento de dos de los hermanos Zacarías por su vinculación con el tráfico de 50 toneladas efedrina a México. Los jueces dieron por probado que tenían vinculación con empresarios condenados por la efedrina pese a sus responsabilidades en el Gobierno y en la Sedronar, el organismo encargado de autorizar las importaciones.

La Sala I de la cámara confirmó el procesamiento de Máximo Rito y Miguel Angel Zacarias por haber introducido al país materias primas para la fabricación de drogas sintéticas.

Máximo trabajaba en el área de Ceremonial del PAMI hasta que una investigación de este diario y una denuncia de Mariana Zuvic y Elisa Carrió revelaron que había comprado ambulancias para la empresa Emerger. Su hermano, Miguel Angel, era el secretario privado de José Granero, uno de los tres funcionarios de la Sedronar procesados en la causa.

En la causa, de la efedrina consta que Lazota presentó en el 2007 a Leopoldo Bina, unas de las tres víctimas del Triple Crimen de General Rodriguez, con el mexicano Rodrigo Pozas Iturbe.

En su testimonio, Verónica Colombo reveló que su ex esposo Leopoldo Bina se había conectado en octubre del 2007 con “Jorge De Sota, amigo de Oscar Bina”, el padre de ex esposo. En realidad, no era De La Sota sino Lazota. Primero Lazota le pidió ayuda para que su hija “exportara conejos”, cosa que hizo con ayuda de Ricardo Sladkowski , quien estaba a cargo de la seguridad del Ministerio de Economía y era un policía retirado “de la promoción de Luis Tarzia”. Luego “De la Sota la ofreció sacar efedrina”. “De Sota trabajaba para el mexicano Rodrigo Pozas Iturbe”, afirmó la mujer.

El miércoles pasado, once personas, entre ellas Lazota, un policía exonerado y un despachante de aduana, fueron detenidas en el marco de la causa por el triple crimen de los empresarios Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cometido hace casi 11 años en el partido de General Rodríguez.

De acuerdo a los investigadores, dos “narcobauleras” descubiertas en agosto de 2018 en el barrio porteño de Belgrano por falta de pago y donde se encontraron 150 kilos de efedrina, seis de cocaína, 122 botellas de vino con cocaína diluida y valiosa documentación, fueron el puntapié inicial para estas nuevas detenciones que están vinculadas con el posible móvil de los homicidios.

Las detenciones fueron ordenadas por la jueza federal María Servini y realizados por efectivos de la Dirección de Operaciones Anticrimen de la Policía de la Ciudad que llevó a cabo 15 allanamientos en distintos puntos de la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires.

Los voceros identificaron a tres de los detenidos como Ricardo Sladkowski (71), un policía exonerado; Carlos San Luis (62), despachante de aduana; y Cristian Heredia (48), amigo y socio de Bina.

De acuerdo al fallo de primera instancia en el que se condenó a los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor y Marcelo Schillaci como coautores de los homicidios, Heredia, Sladkokwski y San Luis declararon como testigos y refirieron que las víctimas estaban en el negocio de la efedrina y que operaban con mexicanos, entre ellos, Rodrigo Pozas Iturbe.

Además, Heredia y San Luis mencionaron al empresario farmacéutico Ibar Esteban Pérez Corradi, quien estuvo cuatro años prófugo como supuesto autor intelectual del triple crimen hasta que fue detenido en el 2016 y permanece vinculado a la investigación.

Según las fuentes, en la casa de Heredia, en un country en Pilar, se secuestraron ocho armas de fuego, marihuana y cocaína; mientras que en un allanamiento en el domicilio de Sladkowski, en Martínez, se hallaron casi 150 proyectiles de distintos calibres y varios celulares.

En tanto, otros cuatro de los detenidos por orden de la jueza Servini fueron identificados como Daniel Escosteguy, dueño de una empresa dedicada al comercio internacional; su padre y socio Pedro Escosteguy; Elizabeth Caballero y Romina Paravia, estas últimas empleadas.

El 7 de agosto de 2008, Forza (34), Ferrón (37) y Bina (35), desaparecieron tras haber ido a una reunión en el hipermercado Wal Mart de Sarandí. Forza había donado 200 mil pesos a la campaña de Cristina Kirchner en el 2007.

Las tres víctimas fueron asesinadas a balazos y sus cuerpos guardados y preservados en frío hasta que los arrojaron en un zanjón del partido de General Rodríguez, donde fueron encontrados el 13 de agosto, con signos de haber estado maniatados.

La investigación luego descubrió que los tres estaban implicados en el tráfico ilegal de efedrina y que le vendían ese precursor a narcos mexicanos para producir drogas sintéticas con destino a los Estados Unidos.

Clarin