Tremendo lío

Fue en el amanecer de este sábado, cuando una veintena de sujetos iracundos, ocasionaron una batalla campal en las afueras de un local bailable de la Costanera Norte. Además, generaron el incendio de un depósito lindero al lugar y apedrearon el lugar exponiendo la integridad física de los cientos de jóvenes que se encontraban en el lugar. Los bomberos controlaron el incendio y la Policía llegó después, logrando cortar la situación de violencia.

El empresario Marcos Pigurina dijo que los desmanes se generaron afuera porque en la costanera hay ausencia de la Policía
Titular del local bailable que sufrió incendio aclaró que quienes estaban adentro “no corrieron riesgo”

En 20 años que tengo de trabajo en la noche nunca vi a unos 25 personas organizadas haciendo lo que hicieron”, expresó a EL PUEBLO Marcos Pigurina, el titular del local bailable que sufrió actos vandálicos en la pasada madrugada por una horda furibunda que lanzaba piedras hacia adentro del local después de haber incendiado un depósito del boliche, mientras el mismo estaba funcionando con cientos de jóvenes en su interior.
El clima de caos y desorden que se vivió en el lugar fue tremendo. Una batalla campal que arremetía contra todo lo que se ponía a su paso fue lo que vivieron quienes allí estaban en la madrugada pasada. Pero el boliche bailable que funcionaba en el lugar se vio sorprendido por el incendio en un depósito lindero, el cual fue provocado y determinó la intervención de Bomberos en el lugar.
Al rato, un grupo de sujetos iracundos la emprendieron a pedradas contra el local y allí se vivieron momentos de caos y confusión adentro del boliche, además de mucho temor por parte de varias personas por el riesgo a su integridad física.
Al final el caso fue controlado y los violentos fueron reprendidos por la Policía en la calle. En tanto el local que fue víctima de lo acontecido cerró las puertas hasta que pasara la tormenta para proteger a quienes estaban en el interior.
El propietario del lugar, el empresario Marcos Pigurina, habló con EL PUEBLO y dijo la costanera debe tener mayor custodia policial porque es un lugar que aglomera a cientos de personas cada fin de semana. Y dijo que el personal de seguridad de su local no permitió que haya gente lastimada ni herida por esos desmanes que se generaron en la calle.
NO ES CROMAÑÓN
“Esto no es cromañón salteño como se ha dicho. Lejos de lo que se dice la gente que estaba adentro del baile corrió algún peligro. Se le consultó a Bomberos mientras estaban sofocando el foco ígneo si había que evacuar el local y ellos dijeron que no, porque no tenía sentido, ya que estaba todo controlado”.
Pigurina dijo que “lo que se quemó fueron unos palos y unos toldos que estaban guardados y si no fuera por el personal de seguridad que tenemos en el boliche, porque el personal nuestro ha recibido los cursos que dicta Bomberos para actuar en estos casos de emergencia, las cosas podrían haber sido peor”.
El responsable del local afirmó que “es verdad que en esa parte el fuego fue provocado, porque allí no hay nada que pueda generar un foco de incendio y que dé lugar a un hecho de estas características”.
Marcos Pigurina señaló que “lo que se ve en varios vídeos que anduvieron circulando por las redes son las batallas campales que lamentablemente se dan en la calle, lo que también se ve es que el boliche ofició de resguardo de la gente que estaba afuera y que ante la situación que se estaba viviendo no le quedó otra que correr para adentro del local, por eso los inadaptados comenzaron a tirar piedras hacia adentro del local, porque era una horda que estaba rompiendo todo a su paso y la gente huyó, entonces por momentos hasta se la tomaron contra el boliche”.
Asimismo, el empresario indicó a EL PUEBLO que “yo pienso, si todos sabemos que la costanera es un clásico de los encuentros en la cultura salteña y de aglomeración de miles de personas, que es un espacio público, como cuando hay un encuentro deportivo, la Policía debe estar vigilando esas zonas donde se sabe que hay aglomeración de gente. Entonces los efectivos policiales tienen que estar por esa zona. Hace mucho tiempo que no se ve la presencia policial en toda la costanera. Antes uno veía a las fuerzas de choque o a un patrullero y sabías que si te portabas mal, marchabas, ahora ni siquiera están”.
En otro orden, comentó que “nosotros desde la parte del local, puertas adentro estamos muy bien equipados con personal de seguridad y con las políticas acordes a lo que debemos tener en materia de seguridad. Tenemos área protegida para asistencia médica, guardias con cursos realizados por la Policía, habilitaciones de Bomberos, todos hacen cursos, las medidas de seguridad en condiciones, los bomberitos, todo en regla. Pero el problema está afuera, sin dudas”.
Y siguió diciendo “no hay nadie preparado para enfrentar a unas 25 personas generando una lluvia de piedras, todos en la costanera rompiendo autos y todo lo que se ponga a su paso en la calle, eso no lo podemos detener nosotros, ni tenemos la fuerza necesaria para hacerlo”.

El Pueblo-Salto