Agentes policiales detuvieron este martes a la noche al adolescente después de que su padrastro se acercara a una comisaría y dijera que le había vendido un celular que supuestamente sería de la mujer asesinada, consignó la agencia de noticias NA.

Además del arresto, también se realizó un allanamiento en el domicilio del joven, donde secuestraron una campera y un par de zapatillas que tendrían manchas de sangre, según informó el portal del diario El Litoral.

La víctima, María Carla Morel había desaparecido el lunes por la mañana después de acompañar a sus hijos a la escuela y fue encontrada muerta a media tarde, cerca de las 16, por un vecino. El cadáver estaba en el kilómetro 5,5 de la Ruta Provincial 1, en la localidad de San José de Rincón.

El cuerpo presentaba signos de que había recibido varios golpes en el rostro y había sido ahorcada, mientras que los pantalones de jean que llevaba estaban bajados hasta la rodilla. También, trascendió que se encontraron cordones y ladrillos, los cuales eran peritados para determinar si fueron utilizados en el crimen.

María Carla Morel había acompañado a dos de sus cinco hijos a la escuela alrededor de las 9 y a mitad del camino, los chicos se encontraron con conocidos y la víctima volvió a su casa, pero nunca llegó. El fiscal Gonzalo Iglesias se encuentra a cargo de la investigación del caso.