En 2017, el historiador y escritor entrerriano Gastón Fleita Moreyra, integrante de la Sociedad de Escritores de Gualeguay y otras instituciones culturales de su ciudad y la provincia de Entre Ríos, había comenzado a investigar sobre la colectividad italiana de su ciudad natal. En Gualeguay, la presencia de la colectividad italiana es muy importante. Casi el 90% de la comunidad, de cincuenta mil habitantes, desciende directa o indirectamente de italianos de regiones como Génova, Véneto, Calabria y Sicilia. Aún existen pocos estudios históricos sobre la historia de los inmigrantes en Gualeguay.

En primer lugar, Fleita Moreyra consultó la hemeroteca del diario El Debate Pregón ( El Debate fue fundado en 1901 y El Pregón en 1945, y ambos se fusionaron en 1976). Luego, visitó la hemeroteca de la Sociedad de Fomento Educacional “Dr. Antonio Medina” y Biblioteca Popular “Carlos Mastronardi”, que custodia los únicos ejemplares de los diarios más antiguos de la ciudad, que van desde 1877 hasta 1900.

Esta institución, que hoy integra la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares, se fundó en 1891. Sin que imaginaran encontrarlos entre libros y ejemplares de diarios de siglos pasados, el investigador, varios empleados de la institución (Aníbal Vescina, Cristian Ghazi, Carlos Zárate) y Luisina Viviani, la actual presidenta, descubrieron cuatro retratos hechos en carbonilla nada menos que por Juan L. Ortiz (1896-1978), el Poeta del agua y la amistad que vivió y escribió en Gualeguay hasta la década de 1940.

“El más grande poeta argentino del siglo XX”, según Juan José Saer, también dibujaba y pintaba en sus ratos libres.

“Lo primero que hice fue llevar a la biblioteca los cuadros enmarcados en marcos muy antiguos y de gran peso, en total estado de abandono, tapados de polvo, ardidos por la humedad y con la madera afectada por polillas -detalla-. En la planta alta, además de limpiar los cuadros, advertí a los empleados de quiénes eran las personas retratadas y del valor histórico que representaban para la institución”. Pero al hallazgo de los retratos de los “padres fundadores” de la institución entrerriana seguiría otro descubrimiento aún más sorprendente.

Al limpiar y desarmar los marcos, Fleita Moreyra leyó en los ángulos inferiores de los retratos la firma del artista y las fechas: “Juan L. Ortiz 1916” en tres de ellos y, en otro, “J. L. Ortiz 1925”. “Casi me descompenso -cuenta a LA NACION-. Inmediatamente se lo comuniqué a Aníbal Vescina. Afortunadamente, los cuadros se conservan muy bien para el estado en el que estuvieron depositados allí, por más de sesenta años”.

Un socio que se convirtió en leyenda


La Sociedad de Fomento Educacional nació en Gualeguay el 8 de diciembre de 1891. Se creó en el seno de la antigua Sociedad “La Argentina” y los primeros libros (600 ejemplares) fueron donados por el antiguo Club Progreso. Su finalidad principal era albergar una importante biblioteca para los estudiantes de la Escuela Primaria Nocturna de Adultos “Cristóbal Colón”, la primera escuela de esa modalidad en la provincia de Entre Ríos. Entre los fundadores se encontraban los italianos Luigi Demarchi, Doménico Schiaffino, Agostino Ántola, entre otros.

Los retratados por Juanele fueron el doctor Antonio Medina, primer presidente de la Sociedad de Fomento Educacional; don Clariso Hereñu, presidente de la Sociedad “La Argentina” y de la Sociedad de Fomento Educacional; Mateo Sola, primer Presidente de la Sociedad “La Argentina”, presidente de la Sociedad de Fomento Educacional y el primer bibliotecario de la Sociedad de Fomento, y el doctor Alberto Béhérán, que también fue presidente de la Sociedad de Fomento. De 50 x 60 cm, son cuatro carbonillas sobre papel y solo uno de los retratos, el de 1925, se ve difuminado porque el vidrio del cuadro en el que estaba enmarcado se pegó sobre el dibujo.

“Es de público conocimiento que a Juan L. Ortiz le gustaba dibujar -dice Fleita Moreyra-. Ilustró él mismo muchos de sus trabajos literarios, como El Gualeguay, La rama hacia el este y En el aura del sauce, entre otros”. El poeta fue discípulo de Secundino Salinas, un dibujante y pintor de Gualeguay, y de su hijo, el dibujante y también fotógrafo Arquímedes Salinas. “Sigue, sigue, por entre la bencina, sobre la lisa pesadilla/ de las calles extremas, hacia la gracia de las huellas”, escribió en uno de sus poemas (“Deja las letras”). Las huellas de Juanele en Gualeguay inspiran nuevas búsquedas.

Desde los últimos días de junio, los cuadros van a estar expuestos en la sede de la Sociedad de Fomento Educacional “Dr. Antonio Medina” y Biblioteca Popular “Carlos Mastronardi”, situada en 25 de Mayo 414. El próximo 25, el licenciado Roberto Alonso Romani (asesor cultural de la provincia de Entre Ríos) y Fleita Moreyra brindarán una charla sobre la vida y obra de “Juanele”, el poeta del río. Hasta ese día, los cuadros estarán encofrados y resguardados. Si bien aún no fueron certificados por un profesional en la materia, el ingreso de los dibujos de Juanele figura en las actas sociales de 1916 y 1925, y las obras integran el inventario hecho en 1954. Por si hubiera pocas razones, se agrega una más para visitar la hermosa ciudad de Gualeguay.

 

 

Autor: Daniel Gigena

Fuente: La Nación