Sin dia ni lugar, María Eugenia Vidal se prepara para la paritaria electoral, mano a mano, con Mauricio Macri que despejará la incógnita mayor de la matemática política criolla: cuándo se votará en la provincia de Buenos Aires.

Vidal repite como mantra -lo hizo el sábado en Canal 13- que la decisión la tomará junto al presidente. Mientras, deja que la bola de nieve del desdoblamiento crezca y se acelere, y hasta permite que los suyos murmuren una fecha: 30 de junio.Tras su prolongadas vacaciones en La Angostura, Macri podría coincidir esta semana con la gobernadora aunque, dicen en el PRO, es difícil que se tome una decisión sobre el punto. “En enero no se va a resolver”, teoriza un vidalista.

En ese poker, juega el tiempo. Vidal desde calcular plazos para cambiar o crear leyes; eliminar (o suspender) las PASO y retocar (o borrar) el artículo que determina que la elección debe ser entre 30 y 120 días antes del 10 de diciembre. Es decir: no más acá del 18 de agosto.

Tanto mecanizó la provincia el voto simultáneo -y se dejó regular por la legislación nacional-, que la Ley Electoral bonaerense -la 5109- presentan numerosas zonas grises.

# No hay ley de financiamiento electoral, por lo tanto no existen limitaciones para aportes y gastos de campaña por parte de candidatos y partidos. Sin regulación pueden hacerlo empresas, sindicatos o, por mencionar casos que prohíbe la ley nacional, “bingueros”. Ese “vacío” legal está vigente pero suele ser subsanado cuando se controlan los gastos nacionales.

No hay régimen de campaña, plazos, prohibiciones ni reparto de minutos libres en radio y TV para la difusión, sistema que instauró la ley de reforma del 2010. Sin ley, los partidos deberán pagar sus espacios en medios

# Si bien Mauricio Macri fracasó con su reforma electoral que introducía el voto electrónico, en la provincia ese sistema está permitido en el artículo 149. Sin simultaneidad con Nación, su aplicación se vuelve más viable aunque en La Plata hablan de “boleta única de papel” y no de voto electrónico porque, saben, eso generaría fuerte resistencia.

# La ley de Primarias provincial es detallada pero la 5109, que regula la general, es amplia y otorga amplísimas facultades resolutivas a la Junta Electoral, que en 2019 presidirá Eduardo De Lázzari , titular de la Corte -y no está reglado el mecanismos de apelaciones-, la que define, por caso, las boletas de votación.

# Así como la simultaneidad enganchó a la provincia con las leyes nacionales, también lo hizo respecto al operativo electoral: la logística de la votación -correo, seguridad, traslados, autoridades de mesa- fueron atados al dispositivo nacional. Ahora debería hacerse todo en el plano bonaerense.

# Aparece, en paralelo, la cuestión de los padrones de votación que administra la Justicia federal y que están en proceso de informatización.

“La Junta puede tomar como parámetro la legislación nacional en los casos donde haya algún vacío”, opinan en Cambiemos sobre ese racimo de “lagunas” que, aunque existentes ahora, se harán más visibles en el caso del desdoblamiento.

O, así como debería retocar la ley de las PASO -la 14.086- y la Ley Electoral -la 5109- incorporar artículos a esas normas o impulsar otros proyectos para subsanar los vacíos Todo contra reloj para que den los plazos para que la votación sea el 30 de junio, fecha que vocea el vidalismo.

Se trata del último domingo de junio, días antes de las vacaciones de invierno y una semana después de la presentación de candidaturas para la presidencial, que opera el sábado 22 de junio.

Doble impacto: descarta la amenaza, peregrina pero válida de que si Vidal gana la provincia sale fortalecida para ser candidata nacional y fuerza a la oposición a resolver sus intríngulis sin resultado bonaerense.

Sergio Massa, segundo auspiciante del desdoblamiento después de Emilio Monzó, prefiere el 9 de junio para que el cierre de listas nacionales se haga luego de la votación provincial. Las “lagunas” ante un eventual desdoblamiento aparecen en la mesa de bicameral de Desdoblamiento que este jueves se reunirá en Azul.

Esa “mesa” debutó el 2 de enero en Mar del Plata donde quedó como presidente Manuel Mosca, presidente de la Cámara de Diputados, mientras que el massista José Luis Pallares quedó como vice y el camporista Facundo Tignanelli como secretario.

En el encuentro de Azul, el jueves próximo, se discutirá la “factibilidad jurídica y operativa” del desdoblamiento de elecciones en la provincia, mientras quedan en agenda los posibles cambios al sistema electoral y la “supresión” de las PASO. El dictamen final no es vinculante pero puede servir, al menos, como soporte de acuerdo político de Cambiemos y un sectores del peronismo.

Clarin