En 2012 se aprobó la ley del Régimen de Promoción y Fomento de la Economía Social. La ley pone en valor una forma diferente de pensar la economía, dándole un lugar preponderante al ser humano por sobre el capital.

“Creemos en la economía social como motor de desarrollo, de organización solidaria, de comercio justo y consumo responsable. Desde esa convicción, es que llevamos adelante un trabajo sostenido desde el Ministerio de Desarrollo Social y es nuestro compromiso diseñar y sostener políticas públicas que posibiliten el crecimiento de este sector y la inclusión de diversos actores de la Economía Social”, señaló Laura Stratta.

Asimismo, la titular de la cartera de Desarrollo destacó el rol protagónico de los emprendedores: “Nada de esto tendría sentido ni sería posible sin los emprendedores y emprendedoras y sus ganas de crecer, su energía, sus esperanzas”.

“Cada día miles de entrerrianos forjan un presente y un mañana mejor y esta ley ha permitido la puesta en escena y reconocimiento de la economía social y sus valores, así como el fortalecimiento de las políticas públicas”, dijo y añadió: “Se han promovido múltiples acciones que, en ese camino, han posibilitado un desarrollo integral e inclusivo de los diversos actores de la Economía Social en la provincia”.

Este año, recordó Stratta, en el sexto aniversario de la ley, se lanzó la marca Manos Entrerrianas que promueve el desarrollo local, el comercio justo y consumo responsable, facilitando la comercialización de productos y servicios. Estos productos se destacan por su calidad, el agregado de valor, el compromiso de los emprendedores y el cuidado del medioambiente, entre otros.

Más economía social

Con la sanción de la ley 10.151 promulgada el 12 de julio de 2012, se involucra a las personas físicas o grupos asociativos en situación de vulnerabilidad social, que se organizan en torno a la gestión del autoempleo, en un marco de economía justa y solidaria, que realizan actividades de producción, manufacturas, inserción laboral de personas con discapacidad o comercialización de bienes y servicios. También integran la economía social, las cooperativas de trabajo, mutuales, asociaciones civiles, fundaciones, emprendimientos comunitarios, mercados populares, organizaciones de microcrédito, bancos populares, empresas recuperadas, entre otros.

Cabe señalar que, entre algunos de sus alcances, la Ley de Economía Social creó el Registro de Efectores de la Economía Social, que permite la generación de círculos virtuosos económicos entre el Estado y estos actores estratégicos que agregan valor a los procesos económicos. Además, posibilitó la creación de un Fondo de Financiamiento para la Promoción de la Economía Social, que cuenta con un 10% de las utilidades de IAFAS.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, a fin de cumplir con los objetivos propuestos, se llevan adelante una serie de acciones y estrategias.

A través de la Secretaría de Economía Social se han implementado diferentes programas, como Microcréditos, Crédito Joven, prefinanciamiento para cooperativas y grupos asociativos, Crecer, Cuidadores de la Casa Común, Incorporación de Tecnología, Ferias de la Economía Social y la actividad desarrollada a través de la Dirección de Hábitat Popular de la Subsecretaría de Políticas Sociales, donde se ejecuta el programa Cobijar.

Además se realizaron instancias de capacitación destinadas a los actores de la Economía Social junto a las universidades y rondas de negocios, para fortalecer los espacios de comercio justo.