El miércoles último el oficialismo llegó a los 22 legisladores y quedó a solo uno de lograr el quórum. Llamó la atención que entre los ausentes (aunque justificados) estuvieran los diputados del Frente para la Victoria que viene de compartir lista con el Frente Unidad Justicialista, aunque hubo una excepción que fue el hombre de Belgrano, Sergio Amieva.

Pero tras el “faltazo” de los legisladores de Cambiemos (en realidad estaban en el edificio  e incluso algunos se sentaron en sus bancas y luego se fueron) hubo un cuarto intermedio hasta el jueves a las 12 y realizar una nueva convocatoria que, finalmente, también fracasó.

Todo se decidió al amparo del artículo 86 del Reglamento Interno de la Cámara que permite sesionar en minoría, y con la presencia de seis diputados por lo menos y habilita a citar a los legisladores “bajo pena de multa o suspensión pudiendo incluso resolver su compulsa por la fuerza pública”.

Como nuevamente no hubo forma de que los legisladores se presentaran se decidió avanzar con una multa económica equivalente al 20% de la dieta. “Y tuvieron suerte —le confesó una fuente a la Mesa Cinco— porque este mes tuvo cinco sesiones. Si hubiera sido un mes normal con cuatro miércoles el descuento hubiera sido del 25%”.

Según fuentes de la propia Cámara los “faltadores” se encontraría a fin de mes con un descuento de entre los 32 mil y 36 mil pesos, dependiendo de la antigüedad de cada uno.

Como se la vio venir, Alejandro Cacace zafó y presentó la debida justificación de su ausencia. Pero así terminó mandando al frente a sus compañeros de bancada que verán “enflaquecidos” sus bolsillos.

El Diario La Republica