Alejandro Segura, el padre de la joven de 21 años que denunció a Rodrigo Eguillor por abuso sexual, contó que el joven “la golpeó en las piernas, le pegó patadas, piñas y cachetadas”. “Ella me confesó que en un momento, por la desesperación, se quiso tirar del balcón”. Lourdes, de 21 años, se encuentra “medicada” y tiene “miedo”, según relató su padre.

Alejandro Segura, el padre de la joven de 21 años que denunció a Rodrigo Eguillor por abuso sexual, rompió el silencio y contó la versión de la víctima.

“Rodrigo quiso tener relaciones con ella a la fuerza. La cagó a trompadas. La golpeó en las piernas, le pegó patadas, piñas y cachetadas. Ella me confesó que en un momento, por la desesperación, se quiso tirar del balcón”, contó el hombre en declaraciones a Clarín.

Lourdes Segura tiene 21 años y hace dos años se fue a vivir a Capital con su hermana. Ahora volvió a la casa paterna en Ituzaingó porque tiene “miedo” y está “medicada”, según relató su padre.

Se trata de la joven que en el video viral se la ve semidesnuda forcejeando con Eguillor en un balcón de San Telmo. Este miérco les (05/12( se presentó como querellante en su contra por “abuso sexual agravado”. Los hechos ocurrieron el 15 de noviembre pasado, como figura el parte de la Policía de la Ciudad, pero recién trascendió el lunes por las polémicas transmisiones en vivo por Instagram en las que el acusado intentaba defenderse.

Recordemos que el ex relacionista público alegó que “él era el héroe” que la salvó “de que se suicidara”.

“Cuando la vi y pedí que me mostraran el video sentí una bronca terrible. Impotencia. Indignación. Ahora Lourdes está mal. Tiene altibajos y está medicada. La semana que viene arranca el tratamiento psicológico“, contó Alejandro sobre las consecuencias de ese encuentro con el hijo de la fiscal de Ejecución Penal Paula Martínez Castro.

“Adentro del departamento, en una segunda habitación estaba el amigo (Marcos, quien vivía con Rodrigo en ese edificio de la calle Piedras). E n ese momento él (por el amigo) no hizo nada. Estuvo más de dos horas encerrada hasta que la sacaron“. Ante la ausencia del único juego de llaves, como alegó el acusado, la Policía y los bomberos ingresaron rompiendo la puerta con un hacha.

Lo que más lo entristece, asegura, es que Lourdes “ahora tiene temor de salir, miedo de conocer a otras personas”.

Por este presunto caso de abuso en San Telmo, Eguillor tiene una causa abierta. Ayer a la tarde la la Policía de Seguridad Aeroportuaria lo demoró en el Aeropuerto de Ezeiza y le avisó que no podía salir del país porque irá a juicio por otro caso de abuso sexual ocurrido el 22 abril de 2016. En ese caso, la presunta víctima, una trabajadora del estacionamiento del Casino Buenos Aires en Puerto Madero, dijo que le tocó la cola y la manoseó en el estacionamien to.

Finalmente, terminó detenido por otro delito: el acusado sumó una nueva causa por “coacciones y resistencia a la autoridad” por incidentes en la UFI Nº 3 de Esteban Echeverría. Ahí fue escoltado después de ser demorado en Ezeiza. Según trascendió, insultó a la fiscal, Verónica Pérez, y a su ayudante.

El abogado Fernando Burlando, que asumió la defensa de Lourdes, anticipó que pedirá en breve la detención por el “abuso agravado”.

La hermana que vive con Lourdes en Capital -vio todo desde abajo del balcón porque recibió la ubicación por WhatsApp que ella le envió para pedir ayuda- al igual que el amigo que vivía con Eguillor, prestarán declaración como testigos. Después de lo que diga ese amigo, la familia Segura decidirá si también apunta contra él en la Justicia.