El trabajo llevado adelante por Agentes de la Central de Tránsito se enmarca en la ordenanza 35.410. Así se procedió al retiro de chatarras, luego de las distintas verificaciones realizadas, y trasladadas a los depósitos del municipio, para su posterior desguace y compactación. Los autos que fueron retirados responden en su mayoría a solicitudes y denuncias de los vecinos que advierten que las mismas causan mucha suciedad, convirtiéndose en potencialmente peligrosos, contaminando el medio ambiente y el espacio visual.