El flamante secretario de Trabajo de la provincia, Fernando Quinodoz, señaló que a menos de 24 horas de asumir ya encara “algunos desafíos” como la manifestación de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que se realizó ayer en las puertas del organismo. Especificó que entre sus primeras acciones estuvieron “conocer al personal, dialogar con ellos, y conocer el funcionamiento de la Secretaría” para ver “cómo se puede maximizar para poder brindar respuestas expeditas tanto a los trabajadores como a los empleadores”. “Como parte del Estado representamos no solamente los intereses de los trabajadores sino que también debemos tender una mano a los empleadores de buena voluntad que son los que generan las fuentes de trabajo”, explicó. Dijo además que “se intenta darle al trabajo una tónica de diálogo” para lo cual comenzó a reunirse con los sindicatos a fin de “escuchar a cada uno, en sus pretensiones y problemáticas y tratar de mediar entre la parte empleadora y la sindical, siendo realistas, para ir subsanando las necesidades de todos los sectores”.


En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio de la Plaza)Quinodoz sostuvo que “todavía no se cumplieron 24 horas de la asunción pero ya hemos encarado algunos desafíos, porque hubo una manifestación de ATE y por eso recién tuvimos reunión con los delegados de ese sindicato para que pudieran trasmitirme sus inquietudes y pretensiones y así volcarlas en alguna reunión de trabajo con el gobernador la semana que viene”.

En cuanto a las primeras acciones al frente del organismo, detalló: “Estoy conociendo al personal, el funcionamiento de la Secretaría y viendo cómo se puede maximizar para poder brindar respuestas expeditas tanto a los trabajadores como a los empleadores. Como parte del Estado representamos no solamente los intereses de los trabajadores sino que también debemos tender una mano a los empleadores de buena voluntad que son los que generan las fuentes de trabajo”.

Consultado por la resistencia que puso su antecesor, Oscar Balla, para dejar el cargo dijo que “son decisiones netamente políticas del gobernador y la ministra de Gobierno, y no hay mucho para patalear o para decir”.

“Respecto de la Secretaría trato de ser cauto, respetuoso, de ir viendo a través de la propia experiencia el funcionamiento, escuchando a cada trabajador, y en función de eso tratar de darle un tipo de dinámica que haga más eficiente su funcionamiento, tratando siempre de mejorar”, apuntó.

Especificó que la Secretaría de Trabajo “tiene una delegación por Departamento y aproximadamente 15 inspectores en el interior, más 10 en Paraná que se distribuyen en el territorio provincial”. Sobre este punto admitió que “sin dudas habría que tener un inspector por Departamento y es una falencia a trabajar, para poder realizar el trabajo con mayor eficiencia”.

A la hora de analizar el accionar del organismo ante numerosos conflictos suscitados en los últimos meses con cierres de empresas y comercios, el funcionario explicitó: “Cuando los números no le dan al sector privado, no le dan por más que intente. No creo que nadie quiera achicarse y despedir trabajadores, sino que es una necesidad dentro de la coyuntura nacional donde se ha reemplazado la producción nacional en muchos casos por la importación de productos lo que implica la pérdida de fuentes laborales”.

Ante ello, describió que “muchos empresarios han tenido que achicarse o cerrar, con el costo que esto tiene para las fuentes laborales, y ante eso lo que podemos hacer desde la Secretaría es tratar de acompañar y brindar algun tipo de contención o de ayuda a los empresarios grandes, medianos, profesionales, para intentar sostener la fuente laboral pero cuando la economía empieza a apretar a todos los sectores es un círculo vicioso que acarrea esta situación. Del mismo modo tenemos que tratar de acompañar a las familias que han quedado sin trabajo para que puedan reinsertarse lo antes posible en el mercado laboral”.

Como resumen, consideró que “debemos hacer un equilibrio sano entre el respeto a los derechos de los trabajadores y los sindicatos, pero también el acompañamiento al sector privado, no solamente desde la Secretaría de Trabajo sino también desde Producción y de todas las políticas del Estado provincial”.

No obstante, reiteró que “hay cuestiones que escapan al gobierno provincial y tienen que ver con coyunturas nacionales de las cuales no podemos permanecer ajenos”.

Agregó que “se intenta darle al trabajo una tónica de diálogo por eso me comuniqué con los sindicatos, se comenzó con reuniones para escuchar a cada uno, en sus pretensiones y problemáticas y tratar de mediar entre la parte empleadora y la sindical, siendo realistas, para ir subsanando las necesidades de todos los sectores”. “No es fácil, es una tarea de arquitectura, pero en eso estamos”, aseveró.

En referencia a la situación de esos sectores, refirió que “construcción y comercio son los sectores que sufren las consecuencias del efecto cascada de la economía, porque cuando la economía comienza a decaer la gente deja de consumir, con lo cual los comercios tienden a cerrar, y también los particulares y empresarios dejan de construir”.

A modo de ejemplo, mencionó que “según la UOCRA, cayó un 40 por ciento el índice de la construcción, con lo cual son muchas fuentes de trabajo que se han perdido”. “Es uno de los sectores que primero reacciona ante las mejoras económicas pero también es el primero que sufre los avatares de una economía flaca”, cerró.