El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires notificó ayer al Sindicato Únificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), liderado por Roberto Baradel, que le aplicará multas millonarias porque incumplió las normas que regulan a los gremios.

Según cálculos del propio Gobierno, el monto asciende a unos 300 millones de pesos y es por “no acatar la conciliación obligatoria”, y porque “nunca notificó al Gobierno que haría huelga, algo que debería haber hecho de acuerdo a las leyes”.

Según cuenta Nicolás Wiñaski en su nota para diario Clarín, Vidal instruyó a sus funcionarios de Trabajo para que denuncien al gremio incluso ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esa medida sería histórica y cambiaría en la Argentina la relación entre el Estado y los gremios bonaerenses. Incluso, quizás, modificaría el escenario de diálogo de la Casa Rosada con las centrales obreras.