“En las últimas 48 tuvimos casi 40 mil nuevos inscriptos y un millón de consultas en la página web. Vamos a hacer una priorización desde el punto de vista social para focalizar la ayuda del Estado realmente a aquellos que más lo necesitan”, destacó el Ministro sobre el plan de viviendas que fue relanzado el sábado por el presidente Mauricio Macri.

En ese sentido, recalcó: “Antes teníamos casos en los que las viviendas sociales terminaban asignándoselas a la clase media o las viviendas del ProCreAr iban a financiar casas en barrios cerrados. En consecuencia, no hay que sorprenderse del crecimiento de los barrios de emergencia o de que el déficit habitacional haya crecido tanto estos años”.

Además, Frigerio explicó que a partir de ahora “aquellas familias que tengan un ingreso menor a dos salarios básicos (unos 16 mil pesos) serán las únicas que tengan acceso a viviendas sociales construidas por la Nación o las provincias” y que quienes estén comprendidos entre dos y cuatro salarios mínimos recibirán ayuda a través de ProCreAr.

“En este estrato se encuentra el 95% de estos doce millones de argentinos con problemas habitacionales. Por eso, el Estado tiene que tener tanta presencia en estos segmentos y, a través de ProCreAr, lo que va a hacer el Estado es subsidiar hasta el 40 por ciento de la vivienda”.

Así, ejemplificó que “alguien que quiera adquirir una vivienda nueva o usada de un millón de pesos va a tener hasta 400 mil pesos de subsidio, un 10% (en este caso 100 mil pesos) deberá ser aportado por las familias y el 50% restante será financiado a través de un crédito de ProCreAr”.

“En este caso del ejemplo de un crédito de 500 mil pesos,  la  cuota termina siendo de $2.500, que es lo más bajo de la historia en la Argentina y es más bajo que un alquiler”, resaltó Frigerio.

Asimismo, indicó que en el caso de construcción de viviendas el mecanismo “es muy similar”.

“En vez del aporte del 10 % las familias aportan el terreno y el Estado de nuevo te da, en el ejemplo del millón, hasta 400 mil para construir y un crédito  de los 500 mil restantes. Es decir, en este caso, por el  60 %. Estaríamos hablando de una cuota de  alrededor de 3.000 pesos”, indicó.

Y completó: “Es mucha plata pero también entendamos que el tema del acceso a la vivienda o mejorar la calidad de la vivienda es uno de los principales problemas que tienen las familias argentinas”.