Al paso de los años, más allá de los gobiernos y los partidos políticos, los legisladores nacionales se otorgan a sí mismos un suculento sobresueldo libre de impuestos sobre sus ya abultados salarios. Se trata del canje de pasajes aéreos que les es otorgado cada año, un negocio millonario y de dudosa ética.

Con cifras exorbitantes, la mayor parte de los miembros del Congreso Nacional, canjearon los pasajes que se les otorgan en calidad de viáticos, sin importar sus lugares de residencia. Radicales, kirchneristas, pejotistas, del PRO y de los bloques provinciales, “progresistas” y neo liberales, pasaron por caja y demostraron una vez más que detrás de los discursos de austeridad y esfuerzo para sacar al país adelante, hay un verdadero festival de privilegios y una unidad de clase sólida para aprovecharlos y defenderlos.

Desde ahora, los legisladores recibirán un máximo de $30.000 en efectivo por mes en concepto de “movilidad”, así lo establece un decreto firmado por la vicepresidenta Gabriela Michetti.

En línea con los cambios dispuestos el año pasado en la Cámara de Diputados, tras varias polémicas, la vicepresidenta Gabriela Michetti dispuso que desde ahora los senadores nacionales ya no podrán canjear pasajes aéreos y terrestres por dinero.

A través del decreto 154/19, Michetti establece dos modificaciones centrales al sistema de viáticos: elimina el canje de tramos aéreos y terrestres, y los pasajes asignados serán mensuales y sin posibilidad de ser acumulados.

  • Un senador percibe actualmente por mes entre dieta y gastos de representación $184.504, que tras los descuentos queda en $126.600, en mano.
  • A eso se le podían sumar los 20 pasajes de avión y 20 de ómnibus por mes que podían cambiar por efectivo, algo que podía llegar a los $90.000 por mes.
  • Ahora, esa cifra bajará rotundamente, ya que se implementó un sistema en el que recibirán un máximo de $30.000 en efectivo por mes por “movilidad”.

Los senadores tendrán que llenar un formulario -a presentar ante la Dirección General de Administración- donde deberán seleccionar una opción entre cuatro posibles que se le ofrecen para cubrir gastos en concepto de movilidad por mes.

El denominador común de las cuatro alternativas es que el senador percibirá 10 pasajes nominados, es decir, a su nombre e intransferibles, con validez para ser utilizados dentro del mes, no canjeables ni renovables.

La diferencia con el esquema anterior es nítida porque antes podían acumular los tramos y luego canjear el saldo por dinero en efectivo, en una suerte de renta excedente por encima del sueldo.