Si bien no hay demasiadas precisiones de cómo ocurrió todo, en Uruguay, donde Viatri integra el plantel de Peñarol, cuentan que el delantero fue víctima de un fuego de artificio mientras intentaba encenderlo. Y que si bien sufrió laceraciones en sus manos, la zona más afectada fue su rostro.

Las fotos lo demuestran. Su ojo izquierdo, de hecho, es el más comprometido. Y el que comenzará a rehabilitar, en la Argentina, con el doctor Heriberto Marotta, el oftalmólogo de Boca. Así, claro, Viatri se perderá la pretemporada que realizará Peñarol, a partir del 4 de enero. Y por el mismo motivo no podrá estar, el 15 de marzo, en el debut del campeón uruguayo en la Copa Libertadores, ante The Strongest de Bolivia.

La lesión de Viatri provocada por la pirotecnia recuerdas otros casos peculiares, como el ocurrido hace un año con Fernando Monetti, el arquero de Lanús que se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha jugando al fútbol-tenis con amigos.

Más atrás en el tiempo, y mucho más curioso aún, Santiago Cañizares se quedó afuera del Mundial de Corea-japón 2002 cuando se le cayó un frasco de perfume sobre el pie derecho, provocándole un corte en el tendón.

El arquero español estaba concentrado con el seleccionado en un hotel de Jerez de la Frontera cuando ocurrió el inesperado accidente en el baño de su habitación. Y, además de no poder participar de la Copa del Mundo, debió ser operado.