La Policía de Formosa disparó el lunes por la noche municiones de goma e hirió a tres niños del Barrio Cincuenta Viviendas, en Ingeniero Juárez, al noroeste de la provincia.

Según informó Página/12, Facundo A., de 13 años, recibió disparos de goma en la cara, el hombro y el pecho. Fue socorrido por su hermano, que lo trasladó al hospital de Ingeniero Juárez, mientras la avanzada policial continuaba contra hombres y mujeres.

Según los testigos, el “hostigamiento de la policía” se debe a una disputa territorial de hace diez años, cuando la comunidad tomó tierras en un sector comunitario que antes era administrado por el Instituto de Comunidades Aborígenes de Formosa, ante la decisión del gobierno provincial de estatizar esas tierras. Luego, la administración de Gildo Insfrán cedió arbitrariamente esa superficie a la Municipalidad de Juárez, para que construya allí viviendas para policías.

Desde entonces, el Barrio Cincuenta Viviendas vive en un virtual estado de sitio, con operativos que no permiten que los vecinos se asomen a sus viviendas.

“Anoche había un grupo de chicos en la vereda y los policías les empezaron a gritar ‘indio sucio’, ‘mataco’. Y los provocaban diciéndoles ‘vení, hijo de puta’. Hasta que uno de los chicos les tiró una piedra y ahí empezaron a disparar”, relató Lorena, una de las testigos.

Durante las últimas semanas, las presiones contra los integrantes de la comunidad wichi son continuas, al punto que uno de los referentes en la lucha por sus derechos, Agustín Santillán, estuvo preso durante cinco meses del año pasado por denunciar la situación de distintas comunidades en Ingeniero Juárez.

Nexofin