El megaescándalo mundial generado por la constructora Odebrecht sigue manchando a medida que avanzan cada una de las causas que hay abiertas en la justicia.

Más de 10 países están involucrados en el cobro de sobornos, entre ellos, la Argentina. La pata local del caso tiene a varios personajes conocidos involucrados.

No solo hay empresarios, ex funcionarios y políticos apuntados. También hay un nombre que resuena cada vez que se habla del tema: Jorge “Corcho” Rodríguez.

Periodismo para Todos entrevistó a uno de sus ex empleados, que contó cómo habría sido el entramado armado desde Uruguay que ideó la ex pareja de Susana Giménez para el manejo del dinero de las coimas.

La plata de los sobornos que se pagó en la Argentina hizo una escala previa en Uruguay. Odebrecht habría usado a ese país para intentar lavar la plata que le pagaban a empresas de distintos países. Allí habrían utilizado empresas off shore y cuentas de bancos para ese fin.

“La empresa Sabrimol Trading SA funcionaba en Zona Franca, en la que distintas compañías pueden hacer actividades para el exterior y no para dentro de las fronteras. Rodriguez se contactó conmigo para pedirme que la regularizara. Él tenía un contador externo que actuaba como su delegado, mandado por él”, contó a PPT, Carlos Dentone, el ex administrador de sus bienes en Uruguay.

Los pagos que habría hecho Odebrecht se hicieron a cuentas uruguayas controladas por argentinos. Una de esas sería la de Sabrimol Trading, la firma de Rodríguez.

“Fuimos a una oficina que el Corcho tenía en la calle Alem y nos entrevistamos con un señor llamado Rodney, un alto funcionario de Odebrecht. Nos dijo que Jorge iba a actuar como asesor de los emprendimientos de Odebrecht en Buenos Aires”, amplió Dentone.

El exempleado de Corcho, sobre el final, indicó que una parte del dinero habría ido a parar a una de sus propiedades. “El 20 por ciento fue a su chacra. El resto fue a la Argentina”, cerró.