Y cada vez más, se están convirtiendo en objetivos de campañas de desinformación organizadas y patrocinadas por el Estado, lo que significa que también deben luchar para defenderse contra los ataques a los que están siendo suscritos por déspotas, dictadores y populistas.

Es en este contexto que la UNESCO (el organismo de la ONU que tiene la responsabilidad sobre la libertad de trabajo de los medios) encargó un nuevo libro sobre Periodismo, ‘Noticias falsas’ y Desinformación que se publicará a finales de este mes. Edité el libro con la Directora Ejecutiva del Foro Mundial de Editores, Cherilyn Ireton.

Nuestra misión: empoderar a los periodistas y otras personas que publican información verificable de interés público con la comprensión holística del complejo problema descrito por las autoras colaboradoras Claire Wardle (First Draft News) y Hossein Derakhshan (Shorenstein Center) como “trastorno de la información”, junto con las habilidades prácticas necesarias para luchar. Otros destacados expertos en el campo que contribuyeron al libro incluyen a Alexios Mantzalis (que dirige la Red Internacional de Verificación de Datos de Poynter), Tom Trewinnard (Meedan), Fergus Bell (Dig Deeper), Magda Abu-Fadil (Medios Ilimitados), Tom Law (Ethical Periodismo Red) y la periodista australiana Alice Matthews (ABC).

El libro examina la militarización de ‘noticias falsas’ como un término para desacreditar al periodismo, y establece un marco alternativo, que abarca la desinformación, la ‘malformación’ y la propaganda emotiva. El contenido es contextual, teórico y en el caso de la verificación digital, extremadamente práctico. Se publicará en su totalidad a finales de este mes por la UNESCO, pero lo vimos de antemano durante una conversación sobre los temas clave en el Congreso Mundial de Medios Informativos en Portugal.

Anatomía de una crisis global de desinformación

La información es el motor del desarrollo en los siglos XX y XXI y es un ingrediente clave del periodismo de rendición de cuentas. Está impulsado por medios de noticias independientes que pueden actuar como guardianes de confianza del interés público y como un elemento esencial de los controles y equilibrios de la sociedad en el poder. Pero los acontecimientos recientes han colocado al periodismo en la línea directa de fuego en las “guerras de desinformación”.

Las transformaciones políticas, tecnológicas, económicas y sociales están reformando inexorablemente el panorama de las comunicaciones y planteando muchas preguntas sobre la calidad, el impacto y la credibilidad del periodismo. Además, la ecología de la información está siendo contaminada por campañas orquestadas, cada vez más patrocinadas por actores estatales, para difundir mentiras a través de la desinformación. Esta perturbación se acompaña de la manipulación de verdades a medias a través de la “malinformación” y del intercambio involuntario de información errónea.

La nueva y más peligrosa tendencia de la Era de la desinformación identificada en el libro es la militarización del acoso en línea a mujeres periodistas como una herramienta en las campañas de desinformación patrocinadas por el Estado. Este fue un problema que primero se relacionó con la política de los hombres fuertes en las Filipinas de Duterte, donde la organización de noticias Rappler y su sala de redacción predominantemente femenina soportan ataques implacables y sexualizados

La redactora y directora Ejecutiva, Maria Ressa, recibió esta semana el Golden Pen of Freedom de WAN-IFRA por su valiente lucha contra este flagelo

Otros estudios relacionados con el caso, presentados en el libro, incluyen la selección de Ferial Haffajee en Zuma’s South Africa, y Rana Ayyub en la India de Modi.

Al aceptar el premio a la libertad de prensa mundial en Portugal, Ressa dijo:

“Las herramientas de nuestra profesión se volvieron contra nosotros para incitar al odio, crear enemigos, construir realidades alternativas. La libertad de expresión reprimió la libertad de expresión, creando con éxito una espiral de silencio… Esta propaganda en las redes sociales no solo pretendía engañar a nuestra gente. Su objetivo es abrumar y atacar a los periodistas a un nivel psicológico más profundo y dañino. Esta es una nueva amenaza”.

Cuidado con el ‘Ministerio de la Verdad’

Encontrar los caminos a través de estos desafíos de información contemporáneos es de suma importancia para los periodistas, pero más ampliamente es fundamental para el mantenimiento de sociedades abiertas, gobiernos responsables, empresas de Internet (especialmente las plataformas sociales), educadores, ONG y defensores de los derechos humanos.

Si bien algunos gobiernos están tratando de abordar los problemas de la crisis de las “noticias falsas” a través de la regulación, es poco probable que esto pueda resolver el problema a gran escala. Además, conlleva grandes riesgos de abuso, donde la libertad de expresión legítima y el periodismo auténtico pueden quedar sujetos a una nueva censura por parte de un ‘Ministerio de la Verdad’.

Otra respuesta proviene de compañías que buscan soluciones tecnológicas, que pueden mitigar y señalar algunos problemas. Estos pasos también conllevan sus propios riesgos, especialmente si se los deja solo a los algoritmos. Las medidas técnicas nunca deben excluir a los seres humanos con la responsabilidad de evaluar y curar información basada en políticas editoriales claras y transparentes, informadas por estándares internacionales sobre los derechos a la libertad de expresión, asociación, privacidad y opciones de reparación.

También se está prestando atención a que las audiencias sean más discriminatorias y resilientes, a través del empoderamiento de las competencias críticas de alfabetización mediática e informacional. Estos pasos también son parte de la solución, aunque generalmente son de naturaleza de mediano plazo.

Para los periodistas, estudiantes de periodismo y educadores de periodismo es fundamental comprender la naturaleza y la magnitud de ambas amenazas y tener una visión holística de los intentos de contrarrestarlas.

Este libro, que encontrará aplicación práctica como un plan de estudios modelo de la UNESCO, proporciona un marco de investigación basado en la consulta y lecciones para ayudar a navegar el entorno de información cada vez más turbia.

Establece cómo los actores de los medios deben comprender que su mejor contribución es mediante una práctica periodística ejemplar que sirva como una alternativa altamente valorada y creíble a la información corrupta.

Esto significa redoblar la verificación y el periodismo ético producido de interés público y aprender nuevas habilidades para enfrentar amenazas emergentes como “falsificaciones profundas”.

También muestra que los periodistas necesitan aumentar su cobertura de actores de la desinformación, incluso fuera de los periodos de elección. Además, los periodistas pueden asociarse con otros, incluidas las comunidades, para combatir la contaminación del entorno de la información.

“Los periodistas necesitan nuevas habilidades para cubrir nuevos problemas, y la desinformación es un tema muy actual donde un modelo o manual de capacitación puede ser muy útil”, dijo hoy en Portugal Guy Berger, director de la UNESCO para la libertad de expresión y desarrollo de medios.

“Encomendamos este libro como parte de la serie de la UNESCO sobre educación periodística e instamos a las redacciones y las escuelas de periodismo a adaptarlo a sus necesidades”.

Link para descargar el documento.

Artículo original publicado en inglés, traducido por Adepa.