Cuando Enrique Cresto asumió, tenía claro las 100 ideas de gestión que quería realizar durante estos 4 años, pero la realidad impuso otro escenario que, sin un liderazgo y facilidad de adaptación a los cambios, hubieran producido una grave crisis.
 
Sin embargo, la inundación de diciembre de 2015 y la forma en que introdujo principios de participación ciudadana para hacer frente y buscar rápidas soluciones a los problemas, se transformaron en la gran fortaleza de estos 3 años y, creo, será el rasgo distintivo de la gestión.
 
Normalmente, a los Intendentes se los recuerda por las grandes obras públicas, y no será la excepción en este caso, porque Concordia tiene hoy en marcha obras de tal magnitud que marcarán una etapa muy fructífera: la nueva Planta de Agua, el Aeropuerto Internacional,  las perforaciones del proyecto Roca para llegar con presión de agua suficiente a los nuevos barrios de la zona noroeste, la Planta de Tratamiento de Efluentes Cloacales, la Planta de Transferencia y Tratamiento de Residuos regional en el Campo El Abasto.
 
Y paralelo a ellas, las obras que cambian la vida de cada uno de los vecinos, como el Hábitat en la zona sur, el Promeba en el norte, el programa de Desarrollo Barrial, asfalto, cordón cuneta, la recuperación de espacios verdes y la transformación de una ciudad, insertándola en el contexto nacional como una de las mejor administradas.
 
Y esto, en medio de una crisis económica gravísima (con una gran presión fiscal, baja de recaudación y coparticipación, con un gobierno nacional que transfiere servicios sin presupuesto), es un gran logro.
 
Personalmente me gusta destacar que gobernar no es administrar. Gobernar es tomar decisiones, y cuando se lo hace, se deben considerar todos los aspectos de una ciudad, no solo las obras, sino fundamentalmente ese trabajo que quizás no se visualiza mucho pero que en definitiva es el plus que demuestra la diferencia entre uno y otro gobierno: y eso es la modernización, la innovación, el reconocimiento de derechos a sectores específicos, la inclusión y el hacerse responsable de las competencias no tradicionales como la seguridad ciudadana, la educación no  formal, la  lucha contra las adicciones y contra la violencia de género; no solo de palabra, sino previendo fondos y presupuesto para esos temas.
 
Sería muy largo describir en un resumen anual todo lo hecho en estos temas, pero como ejemplo, el Programa de Lucha Contra la Violencia de Género es replicado a nivel país, no porque no existan otros, sino porque en Concordia se logró el trabajo en equipo y coordinado con la Justicia y la Policía, hecho que para algunos es impensado porque no consideran que el flagelo social de la violencia es un problema de todos.
 
Las políticas de inclusión del colectivo LGTBYQ son muy importantes, devolver la dignidad a una persona y darle herramientas para insertarse en la sociedad, con respeto, es algo muy sentido.
 
La Escuela de Oficios para la generación de jóvenes que no trabajan ni estudian, que en este 2019 sumará un nuevo desafío a través de la concreción de un programa de inserción laboral propio, específico para ellos.
 
Los Talleres Barriales, los Centros de Desarrollo Infantil, los Centros de Salud y centros de referencia, el Programa Extramuros, son políticas destinadas a los niños, a padres, a la prevención, a la atención de la salud.
 
El Programa de Regularización Dominial nace en Concordia, con el Programa Mi Casa, que luego lo ampliamos a familias que viven desde hace años en situación irregular. Tanto fue visualizado que la Ley Nacional 27.453 es el resultado de nuestro trabajo.
 
Y así, muchos temas, algunos con mayor visualización, otros con menos, pero todos, liderados por Enrique Cresto, con una gran capacidad de resiliencia, con mucha claridad en qué es lo que se quiere, y cómo se lo quiere hacer, con transparencia, buscando siempre el consenso, que parece fácil, pero que es muy complicado cuando se trata de que diferentes sectores, a veces enfrentados, se unan y entiendan que juntos es mejor, que podemos hacerlo y que debemos pensar sin ideologías cuando se gobierna.
 
Me gustaría que estos 3 años de gestión sean recordados por esas características.
 
Queda mucho por hacer, obras por terminar, muchas políticas públicas para profundizar, para continuar y sobre todo lograr que la comunidad se empodere de ellas y nos trasciendan.
 
En el año 2019 ese será el gran desafío.

Dra. María de los Ángeles Petiit
Asesora Institucional de la Municipalidad de Concordia