El frente sindical que encabezan Pablo Moyano y la CTA, movimientos sociales, el kirchnerismo y la izquierda protagonizaron ayer la primera marcha de antorchas contra los aumentos de tarifas de los servicios públicos y el transporte que anunció el Gobierno a fines del año pasado.

La movilización arrancó en la Avenida 9 de Julio y fue hasta el Congreso donde montaron un escenario en el que los dirigentes leyeron un documento consensuado y le exigieron al oficialismo que frene los aumentos. Además le solicitaron a la oposición un proyecto de ley para que los derogue. “Nos comprometemos a poner en las calles las demandas más sentidas y a marchar en todo el país para decirle no a los tarifazos”, leyeron en un documento y convocaron a un “ruidazo contra los aumentos”.

De la convocatoria participaron agrupaciones gremiales asociaciones vecinales, de Pymes y jubilados. En el escenario estaban entre otros, Hugo Yasky y Pablo Miceli (CTA); Ricardo Cirielli (Técnicos Aeronáuticos), Horacio Váldez (Vidrio) y Miguel Díaz (Maestros); También marcharon militantes de La Cámpora y de los partidos de izquierda como como el Partido Obrero. Pero la columna más nutrida la aportaron los Camioneros.

El documento tuvo un tono duro y mientras lo leían se escuchaban pedidos de un paro. “Los tarifazos duplican la inflación estimada para todo el 2019. La perversidad del gobierno de los ricos superan todos los límites”.

Además, prometieron “continuar en las calles hasta romper las políticas del hambre y del ajuste”. “Convocamos a llevar a las calles todas y cada una de las reivindicaciones más sentidas: no damos por agotada con esta proclama la protesta contra el tarifazo; al contrario: llamamos a marchar en todo el país”.

Como cierre del documento, pidieron a la oposición “que desde este Congreso, se impida consumar este atropello y le pedimos al Ejecutivo que de marcha atrás”.

Tras la marcha, Pablo Moyano tuvo palabras duras y pidió derrotar al Gobierno en las próximas elecciones. “La bronca social va a ir creciendo después de marzo. Ojala haya una reacción de la gente y en el mes de octubre derrotemos y humillemos al Gobierno con millones de votos”, dijo el sindicalistas.

Además, dijo que el oficialismo busca “atacar a los jubilados” y anticipó un plan de acción para instalar el rechazo de las tarifas por parte de los trabajadores”.

“La gente se fue de vacaciones y tarjetea hasta la comida que compra en los supermercados; cuando en marzo se acumulen las cuentas, empiece los gastos escolares y caiga el nuevo tarifazo en las boletas, la situación se va a poner densa”, comentó uno de los organizadores a Clarín.

Los organizadores de la “marcha de las antorchas” tienen planeado manifestarse los próximos jueves con protestas similares en diferentes ciudades del país. El 17 de enero estarán en Rosario, el 24 en Mar del Plata y el 31 en Mendoza.

La protesta provocó problemas en el tránsito. Hubo cortes de calles y restricciones para moverse justo en el horario de regreso.

La desconcentración fue sin incidentes.

Clarin