A pocos días de iniciase un nuevo año electoral, el Gobierno ya puso sobre la mesa los aumentos tarifarios que más impactan en el bolsillo de las familias: transporte, luz y gas.

Al anuncio de una suba promedio del 40% en colectivos y trenes de la Ciudad y GBA desde enero, se sumaron también los incrementos en la energía eléctrica y el gas. Por lo pronto, la secretaría de Energía proyecta para 2019 un incremento del 55% acumulado promedio en las boletas de luz y un 35% en la factura del gas.

Fuentes de la oficina que conduce Javier Iguacel anticiparon que el año que viene se registrarán cuatro subas en las boletas de Edesur y de Edenor, respectivamente. De esta manera, febrero habrá un aumento del 26%, otro en marzo del 14%, un tercero en abril del 4% y un cuarto en agosto del 4%.

De esta manera, el incremento acumulado será del 55% para todo el año próximo. Desde Energía anticiparon que para el segundo semestre del año próximo no se registrarán incrementos en las boletas de los servicios eléctricos.

En lo que respecta a la suba del gas, el Gobierno ya proyecta una suba en promedio del 35% para el año que viene. El aumento en el servicio dependerá de la audiencia pública que se realizará en abril próximo y que se estima que estará sellado para octubre del 2019.

Lo cierto es que ambos aumentos proyectados para el año que viene quedarán muy por encima de la inflación que el Gobierno estima en alrededor del 23%. En ese contexto, fuentes de la secretaría de Energía indicaron que las subas en ambos servicios “recompone la inflación pasada” al tiempo que remarcaron que “contiene la suba del año que viene”.