El escritor y ensayista Marcelo Birmajer estuvo en el programa Mesa chica, que se transmite por LN+, donde se refirió a las polémicas declaraciones del candidato Alberto Fernández sobre Venezuela. Birmajer opinó que Venezuela es una dictadura y explicó por qué. Además, criticó al candidato a presidente y dijo: “Cristina le está ordenando a Fernández un cambio de discurso”.

En ese sentido, consideró que Fernández está siendo altamente influenciado por su compañera de fórmula y, para dar crédito de aquello, señaló: “Definitivamente Fernández es el delegado de Cristina Kirchner. En una columna publicada en LA NACION Alberto acusaba a Cristina de encubrir a los acusados del atentado contra la AMIA acusándola de echar sombras sobre el asesinato del fiscal Nisman, de difamar al fiscal Nisman; ese tipo de pensamiento lleva a pensar correlativamente a Venezuela como una dictadura y a Irán como cómplice de la dictadura venezolana. El cambio simétrico, diametral, de Fernández es porque Cristina le está ordenando un cambio de discurso”.

Sobre la entrevista que brindó el candidato a presidente el último domingo en La Cornisa, donde realizó polémicas declaraciones sobre Venezuela, el ensayista señaló: “Fernández empieza diciendo que a él Venezuela le preocupaba desde antes que a Macri y que a Macri solo le importó para la campaña. Es totalmente falso eso: él formó parte del gobierno kirchnerista que entronizó la figura de Hugo Chávez como líder de Latinoamérica y lo recibieron en la Casa Rosada el día de la asunción de Néstor, donde Cristina se le acercó a saludarlo especialmente”.

Luego, agregó que en 2005 en Mar del Plata Chávez fue “convertido en héroe de las masas latinoamericanas” y que el gobierno kirchnerista lo acompañó a enfrentarse con Estados Unidos cuando no había ninguna necesidad de hacerlo. “Cuando [Fernández] dice que el chavismo tiene un origen democrático es discutible. El origen político de Chávez es en 1992 cuando da un golpe de Estado sangriento contra Carlos Andrés Pérez, que era un presidente democrático, venezolano, que había asilado a miles de argentinos que huían de la dictadura de Videla como hoy asilamos en el país a cientos de miles de venezolanos que huyen de la dictadura de Maduro”, continuó.

El ensayista enfatizó que Venezuela es un país que expulsó a un 25% de sus compatriotas, “que asesina y encarcela a los disidentes”, que impide cualquier tipo de oposición, y que tiene un presidente alternativo reconocido por la mayor parte de los países democráticos de la ONU, como Juan Guaidó. “Es claramente una dictadura y dejar de considerarlo así es ser insolidario, indiferente al padecimiento del pueblo venezolano”, dijo.