A casi seis años del secuestro de 356,425 kilogramos de cocaína tras un operativo de la Gendarmería Nacional en el que se detuvo a nueve personas, entre ellas el ex concejal del Frente Para la Victoria Luis Antonio Cifre, el Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Patricia Bullrich junto a las autoridades de Portugal lograron capturar en la localidad portuguesa de Torres Vedras a Joao Paulo Ferreira Marques, sobrino político de Cifre implicado en la megacausa de narcotráfico “Carbón Narco”.

“El trabajo en conjunto entre Argentina y Portugal fue fundamental para lograr desarticular este entramado delictivo y capturar a este ciudadano portugués, sobrino de un ex funcionario del FPV. Desde el primer momento dejamos en claro que vamos a poner todos los esfuerzos a disposición para combatir y luchar contra la narcopolítica y que las personas que cometieron delitos den cuenta ante la justicia por sus actos”, expresó la ministra Bullrich.

En octubre de 2011 la Gendarmería Nacional desplegó un operativo a través de múltiples allanamientos en las provincias de Salta, Tucumán, Formosa y Buenos Aires, desbaratando el accionar de una organización criminal que almacenaba y transportaba cocaína desde nuestro país hacia Europa por vía marítima.

El cargamento de 357 kilos de cocaína fue secuestrado en la ciudad salteña de Joaquín V. González, lugar donde fue descubierta la droga oculta en un galpón que pertenecía al ex funcionario Luis Antonio Cifre, vinculado al negocio del carbón vegetal. La droga estaba alterada químicamente, técnica que utilizaba la banda para hacerla pasar por carbón.

Tanto Cifre como su sobrino de origen portugués Ferreira Marques fueron liberados en 2013 tras haber estado detenidos por casi dos años. A fines de 2015, el Juzgado Federal de Orán a cargo de Gustavo Montoya ordenó la captura nacional e internacional del portugués como así también de dos ciudadanos colombianos que fueron detenidos en mayo del corriente año en Colombia. Todos ellos están procesados por el delito de almacenamiento de sustancias estupefacientes con fines de comercialización y tentativa de contrabando de exportación calificado, agravado por el número de intervinientes en grado de partícipes necesarios, y asociación ilícita.

Asimismo, se encuentran implicados otros ocho ciudadanos argentinos que formaban parte de la red criminal con distintas funciones y roles.

Finalmente, los Departamentos de Interpol de Lisboa y Buenos Aires concretaron la captura de Joao Paulo Ferreira Marques en Portugal. Tras tareas de inteligencia criminal se comprobó que Ferreira Marques era propietario de la carbonería “Sal”.

A raíz de los datos obtenidos, y con previo aviso al juzgado interventor y a la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), una comisión policial se trasladó hacia la ciudad de Lisboa para coordinar las tareas de búsqueda del prófugo.

Tras la detención del implicado en la ciudad de Torres Vedras por parte de Interpol Lisboa, el mismo fue puesto a disposición del Tribunal de Apelaciones local.