En el marco de las acciones de consolidación de la región de Salto Grande como polo de desarrollo productivo y turístico, contemplando a las ciudades de Concordia y Federación (en la margen argentina) y de Salto (en la margen uruguaya), y luego de las diversas gestiones, reuniones y presentación de propuestas que han realizado el Gobernador Gustavo Bordet, el Intendente Enrique Cresto, el Intendente salteño Andrés Lima, y los equipos técnicos de Provincia, de los gobiernos locales y de Cafesg, una delegación del BID visitará la región para evaluar los proyectos y recorrer los distintos lugares donde se implementarían las obras de infraestructura.
La reconversión y ampliación del aeropuerto de Concordia como terminal aérea binacional, es uno de los proyectos centrales para el que se obtendría el financiamiento, dado el impacto que tendrá en la integración regional, el desarrollo productivo y la ampliación de las conexiones internas en internacionales, con epicentro en nuestra localidad. Es así que la delegación del BID mantendrá una extensa agenda de reuniones en nuestra provincia, tanto en la ciudad de Paraná como en Concordia, junto a los diversos organismos intervinientes en este proyecto integral y con la misión de avanzar con las próximas etapas.
“Estamos avanzando con un tema central de la agenda de desarrollo para la provincia y la región”, así lo calificó el Ministro de Planeamiento, Infraestructura y Servicios de la Provincia, Luis Benedetto. “El trabajo en conjunto con el Gobierno Provincial y Nacional, es ,lo que nos permite proyectar el desarrollo de Concordia y la región, bajo esta mirada que junto al Intendente Lima de Salto tenemos de desarrollo e integración de la región de Salto Grande, para transformar en matriz de Concordia en una matriz de desarrollo”, dijo por su parte el Intendente Cresto, quien subrayó “la decisión del Gobernador Bordet, con quien desde el primer día de gestión nos encontramos abocados a estos temas de infraestructura que exceden a la propia gestión”.
El encuentro es parte de la agenda de cooperación internacional que se viene llevando adelante y que incluye financiación con fondos de países árabes y chinos para inversiones productivas y de infraestructura, como así también diferentes programas de créditos que ofrece el Banco Interamericano de Desarrollo o la Corporación Andina de Fomento.