El Intendente, José Eduardo Lauritto, encabezó un encuentro con dirigentes sindicales, sociales y universitarios para dialogar e intercambiar sensaciones sobre la situación económica, social y laboral en Concepción del Uruguay en el marco del panorama que se desprende de las políticas del gobierno nacional.

Estudiantes universitarios de la UNER, UTN y Uader estuvieron sentados junto a gremialistas de Uocra, Luz y Fuerza, Bancarios, Comercio, la CGT y ATE y de miembros de cooperativas sociales y de los sectores de la economía popular. El panorama al que accedió Lauritto fue amplio.

Universitarios le comentaron al mandatario de las bajas de becas para los estudiantes que llevan a muchos de ellos a tener que dejar de estudiar, de la reducción de las partidas presupuestarias para trabajos de investigación y de los problemas paritarios que tienen los docentes y no docentes de las universidades. El estudiante de Uader indicó que para el 2019 esperan un ajuste de un 20 por ciento, aproximadamente.

Junto a autoridades y dirigentes de la Confederación General del Trabajo (CGT), el presidente José Eduardo Lauritto trazó un crudo panorama de la situación socio-económica por la que atraviesa la ciudad.En un repaso sobre la coyuntura el titular del ejecutivo comunal enfatizó la necesidad de cuidar las fuentes laborales y de organizar un observatorio de trabajo para analizar la situación caso por caso.

“Estamos asustados porque no sabemos en que va a terminar todo esto” expresó en un tramo de su exposición, al referirse a la realidad que vive Concepción del Uruguay y la región.

La situación del municipio

Sobre la situación en el municipio, sostuvo que “a nosotros nos está pasando lo que les está pasando a todos: cada vez nos entramos a preocupar más. Estábamos con poco más de dos mil empleados. Sea la situación que sea –empleados contratados, planta permanente, cooperativas sociales- hemos empezado a revisar las obras, a achicar las obras” para añadir que “achicar las obras significa no seguir donde hay gente trabajando…”

En cuanto a la situación salarial resaltó que “venimos pagando al día, y vamos a tratar de garantizar salarios. Hicimos un convenio del 21 por ciento. Yo les digo que tengo el mayor deseo de no complicar, pero estamos asustados porque no sabemos dónde va terminar esto” porque “si la inflación sigue como sigue, nosotros no vamos a poder hacer magia”.

Una noche larga

Según Lauritto la situación laboral más preocupante se registra en los sectores precarizados. De acuerdo con su percepción: “todo lo que es informal, lo que es precarización, es lo que está reventando por todos lados. Veo una larga noche para volver al esquema laboral”.

Detalló que en el municipio están anotados 2.743 pedidos laborales, haciendo hincapié que la pérdida de puestos laborales se ha registrado –fundamentalmente- en el sector de la construcción.

“Acá se construían en simultaneo 300 viviendas. Hoy estamos parados. El principal problema que tenemos es no poder construir viviendas. Nos han hecho caer seiscientos puestos al toque, con lo que eso significa para el comercio”, dijo.

“Nosotros debemos tener una estrategia, que consiste en ver como empezamos a enfrentar la situación. Porque estamos asustados con el panorama social. Lo laboral empezó a reventar, lo social empieza…. Hoy ya el problema es comer…” apuntó en otro momento de la charla.

Preocupan los despidos

Para Lauritto la preocupación por el tema de los despidos es central. Ante un auditorio que lo siguió con detenimiento explicó que “el esquema de despidos va a seguir. Los de Agricultura son 600 tipos reales, de los cuales Entre Ríos tenía uno cuantos. Eran compañeros que los han limpiado sin problemas”.

Ante el estado de situación Lauritto planteó la necesidad de buscar una salida, describiendo que “nosotros comenzamos a armar un esquema social. Encontramos alguna respuesta en la provincia. Hicimos una buena reunión y tenemos que largar. No sé si se nos va a volver en contra, pero la peor trampa es no intentarlo…. Es no entender al compañero que más necesita”.

Aclaró que hasta el momento no hay despidos en el sector avícola y acotó que en el ámbito de las cooperativas sociales no hay recambio de obreros. Al respecto remarcó que “en cooperativas cambiábamos todos los meses y ahora no se está yendo nadie, a pesar de los bajos salarios”.

Para las circunstancias actuales el intendente entiende que impera la realización de un observatorio, “viendo la situación caso por caso”, puntualizó ante la concurrencia, a la vez que solicitó la colaboración de la CGT en esa misión, finaliza el comunicado enviado a Cadena Entrerriana.