En la normativa, se detallan los 29 inmuebles que forman parte de la obra de Martínez y que se identificarán con una placa como parte del acervo arquitectónico local, impulsando la mayor protección posible a las obras construidas. Acción que se enmarca en la postulación de la ciudad como “Capital de la Modernidad” por la magnitud de las obras construidas en Concordia.
 
Según determina la Ordenanza aprobada, el grado de Protección Integral alcanzará a la totalidad física de cada edificio, debiendo conservarse todas las partes compositivas y estructurales de su arquitectura y las formas de ocupación del espacio en que se insertan. Asimismo, los niveles de intervención se limitarán a mejoras mínimas, parciales, relacionadas básicamente al funcionamiento adecuado, al mantenimiento y su preservación, sin que se alteren las características sustanciales de su originalidad. Dentro de estos considerandos se incluyen las denominadas obras menores, tales como tipos de pinturas y revestimientos, elección de colores, pisos y veredas, cambios de aberturas, etc.
También se expresa que en el caso que éstos edificios requieran algún tipo de intervención, las mismas deberán ser estudiadas y evaluadas convenientemente con la injerencia de las áreas técnicas competentes, especialistas y el Consejo Asesor de Protección del Patrimonio de Concordia. También estas obras tendrán que ser, autorizadas especialmente, por las autoridades de aplicación pertinentes.
El legado de Alejo Martínez (h)
El acervo arquitectónico concordiense de Martínez, se trata de un hecho singular del Siglo XX, en nuestro país e incluso en Latinoamérica, relacionándose con los ejemplos más evolucionados de vanguardia modernista en la materia, registrados simultáneamente en las grandes capitales y varias ciudades europeas.
Nacido en Montevideo (ROU) en el año 1897 realizó sus estudios en la Escuela de Aruitectura de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UBA. En el año 1925 inició sus trabajos como profesional realizando su primera e importante obra arquitectónica justamente en nuestra ciudad (la vivienda Péndola Díaz), plasmando en la construcción un estilo moderno y vanguardista para la sociedad de la época.
 
Obra que fue el punto de partida de lo que luego serían los demás trabajos al estilo moderno que se proyectarían y construirían en Argentina. Muchas de esas obras fueron realizadas en Concordia entre los años 1925 -1931 aproximadamente, sumando un total de 29 construcciones, que a partir de esta medida serán reconocidas y protegidas, por decisión de la Municipalidad de Concordia.