“Yo era remisero y me acuerdo que antes era imposible transitar por acá. Ahora hay asfalto, iluminación, da gusto” dijo Alberto, uno de los vecinos del lugar mientras esperaba el transporte urbano sentado en una de las garitas que se colocaron sobre la asfaltada calle Carretera La Cruz.

Metros más adelante nos encontramos con un comerciante que lleva viviendo 70 años en el barrio. “Esto nos ha cambiado la vida pero ahora como vecinos debemos cuidar lo que tenemos: asfalto, cordón cuneta, contenedores, veredas, iluminación”.

“Ahora podemos salir y caminar como personas. Antes ni se podía salir” señaló Mariela desde el barrio María Goretti, que vive a unas cuantas cuadras de Roberto, del barrio Tiro Federal, quien mientras barría el cordón cuneta de calle Chacabuco, que hace unos meses no tenía, entre los beneficios que Hábitat trajo a la zona, destaca “la posibilidad de poder estar más rato afuera de la casa a la noche, gracias a la iluminación que tenemos”.

“Para muchos vecinos esto es una respuesta concreta a problemas que vienen de muchos años. En nuestra gestión priorizamos el trabajo conjunto con Nación y Provincia y con todas las fuerzas políticas para encontrar soluciones y mejorar la calidad de vida de la gente” remarcó el intendente Enrique Cresto, quien desde el primer día en el que encabezó las gestiones para la ejecución del Programa Hábitat junto al Gobierno Nacional, dijo que se trataba “de una reparación histórica y de una transformación para miles de vecinos” que se habían visto postergados en el tiempo.