La Sociedad Rural emitió un comunicado precisando que “En los últimos días, transportistas y productores han sido víctima de hechos de violencia por parte de grupos de camioneros autoconvocados que se manifestaban por aumento de tarifas.

Cargas que se tiraron a la ruta, camiones quemados, conductores golpeados. Ese fue el terrible saldo de la manifestación de grupos de violentos en diferentes puntos del país. Repudiamos enérgicamente ese tipo de actos vandálicos y pedimos que haya justicia y control para que no se repitan este tipo de conductas contra la integridad física y el trabajo”.

Entre los reclamos que denuncia la SRA se incluyeron cortes de ruta, quema de camiones, descarga de granos e intimidaciones a los choferes, según se pudo comprobar en videos y fotografías distribuidas por los damnificados a través de las redes sociales.

Las cámaras de Puertos Privados Comerciales (CPPC) y la de Biocombustibles (CARBIO) rechazaron la medida de fuerza y denunciaron que los episodios de violencia se vienen produciendo desde el primero de febrero último. Los sucesos se repiten desde hace una semana y, por ejemplo, en el sur de Santa Fe bajó la circulación de camiones con cereales por temor de los propietarios a perder sus vehículos.

La protesta llegó al mercado local de la Bolsa de Comercio de Rosario, ya que este lunes las transacciones fueron desalentadas por los inconvenientes logísticos causados para la entrega de la mercadería. Los camioneros denuncian que productores y acopiadores no pagan lo que corresponde por tonelada, y que la AFIP no hace nada para que respeten la tarifa que impuso.

Además, las entidades coincidieron en que “se producirán incumplimientos con exportaciones ya pactadas con el exterior, poniendo en riesgo los mercados del biocombustible”. El presidente de la Cámara de Puertos Privados, Luiz Zubizarreta, dijo que “el camino para los reclamos no puede ser la violencia ni la extorsión”.

En tanto, la Cámara de Biocombustibles alertó que se producirán incumplimientos con exportaciones ya pactadas con el exterior, poniendo en riesgo los mercados del biocombustible.