El Departamento Jurídicos del municipio de Concordia está trabajando sobre el hecho, recopilando la información correspondiente y documentándose respecto a la situación (formal y legal) de los dos principales protagonistas del episodio, registrado en la casa de familia del inspector Leites, uno de los jefes de la Central de Tránsito local.

En principio, al agente municipal señalado como agresor se le aplicó una suspensión preventiva, que implica separarlo de sus funciones habituales sin goce de haberes (hasta tanto se defina su situación legal, lo que consecuentemente incidirá en la determinación final que adoptará el municipio al respecto), señalaron a Cadena Entrerriana, una fuente oficial desde el municipio local