El nivel general del índice de precios al consumidor (IPC) representativo del total de hogares del país tuvo, en mayo, una variación de 2,1% respecto del mes anterior. Así, el indicador acumula una suba de 11,9% en lo que va del año y 26,3% interanual según informó el INDEC.

Este indicador mensual se mantuvo por debajo de las estimaciones de los economistas, para el mismo lapso, que osciló entre 2,4 y 2,8%. Sin embargo, se espera una presión inflacionaria más fuerte para junio, debido al fuerte aumento que tuvieron los precios mayoristas, que se trasladarían, este mes, a los precios al consumidor. En este sentido, los economistas estiman que puede haber alzas de hasta 4% mensual. En este contexto, el Gobierno ve reducida la posibilidad de cumplir con su meta inflacionaria, del 20 o 21% hacia junio de 2019, tal como prevé el acuerdo con el FMI.

En mayo, tal como era previsible por la fuerte devaluación durante ese mes, las subas más pronunciadas se vieron en los alimentos y bebidas que treparon por encima del nivel general: 3,3%. También hubo un fuerte impulso en los precios del rubro comunicaciones, que se elevaron 3,9% en promedio.

Además, las bebidas alcohólicas subieron 1,6%; la ropa, 2%; equipamiento del hogar, 2,2%; salud, 1,9%; recreación y cultura, 2,5%; educación 0,9% y restaurantes y hoteles, 2,4%. El único rubro que evidenció una baja (-0,7%) fue el de vivienda y servicios, debido a “disminuciones de impuestos como Ingresos Brutos y la disminución y quita de otros impuestos provinciales sobre la tarifa de gas, agua y electricidad”, explicó la consultora Elypsis.

Dentro del indicador general, los bienes tuvieron una variación de 2,7%, mientras que los servicios tuvieron una variación de 1,1% con respecto al mes anterior. Y al considerar el impacto de las subas a nivel geográfico, el Noreste resultó la zona de inflación más alta con un alza del 2,6% promedio. En GBA, tuvo la más baja, con el 1,9%.

La economista Melisa Sala, de la consultora LCG, destaca que la inflación de mayo “desaceleró respecto al 2,7% de abril que había incluido la suba de regulados (gas y transporte) pero se consolida en un nivel muy alto: sumó el cuarto mes consecutivo por arriba del 2% mensual y en los últimos seis, promedia 2,4% por mes”, señaló.

Además, la analista destacó en su último informe otro dato no menor: la inflación núcleo trepó de 2,1% a 2,7% mensual “aún cuando todavía no siente de lleno el traslado a precios por la suba del tipo de cambio en mayo y en lo que va de junio”, advirtió. Según el INDEC, el nivel general de los precios mayoristas (lPIM) registró una suba de 7,5%. “Estos precios, inmediatamente más sensibles al corrimiento del dólar anticipan subas mayores en el IPC para los próximos meses”, advirtió Sala.

Simultáneamente al indicador oficial, se conoció la inflación de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA), que registró un alza de 2,3% y acumula, en términos interanuales, una suba del 27,2% (+0,7 puntos porcentuales respecto del mes previo).

Hacia adelante, algunos economistas piensan que los aumentos post devaluación, sumada a una posible reapertura de paritarias, van a agregar más presión aún a los precios. Sin embargo, también advierten sobre un factor que puede llegar a contener la inflación: el efecto recesivo que se espera para los próximos meses.

Clarin