Un día después del allanamiento a la Municipalidad de Paraná por una denuncia por amenazas al juez que procesó por narcotráfico al intendente Sergio Varisco, se conoció que la hija del jefe comunal también recibió un mensaje intimidatorio.

“No se metan con el Tavi que le vamos a meter una bomba en la municipalidad como ya pusimos en el juzgado”, fue el mensaje de texto que recibió Lucía Varisco, hija y secretaria privada del intendente, según afirmó el abogado del jefe comunal, Rubén Pagliotto, quien adelantó que este lunes realizará la denuncia ante el fiscal federal de Paraná.

“El Tavi” es Daniel Celis, un puntero que hizo campaña para Varisco y ahora está procesado acusado de liderar una banda de narcotráfico que distribuía marihuana en camiones de basura por Paraná y alrededores. Esa organización la habría comandado desde la cárcel, donde está preso por robo.

En una segunda etapa de la investigación de esa causa, también fueron procesados el intendente Varisco, la subsecretaria de Seguridad y ex policía Griselda Bordeira -quien comparte la celda en la cárcel con Nahir Galarza– y el concejal Pablo Hernández (Cambiemos), entre otros empleados del municipio y familiares de Celis, por el comercio de cocaína.

El mensaje que le llegó a Lucía Varisco es del mismo tenor que denunció haber recibido el juez federal Leandro Ríos el 16 de agosto pasado, a las 9.30. Por esa intimidación, el magistrado hizo una denuncia que quedó a cargo del juez federal Daniel Alonso.

Luego se conoció que el periodista Daniel Enz, director de la revista Análisis, también recibió un mensaje de texto similar: “No te metas mas con Tavi Celis porque te vamos a poner una bomba a vos y al juez”. El periodista también hizo la denuncia ante la Justicia.

Lucía Varisco contó que no hizo la denuncia formal pero puso en conocimiento de lo ocurrido a sus abogados ese mismo día. “Uno tiene miedo sobre qué es lo que hace en una situación como esta. Por un lado el miedo, por otro los nervios y la cuestión mediática. Yo decidí acercarme a mis abogados y comentarles, no tanto por miedo, porque no sabés si creer o no en las amenazas. Pero me preocupó el tema del juzgado”, dijo la funcionaria a Clarín.

“Hablé con el abogado Miguel Cullen, le mostré todo y entendí que iban a avisar en el juzgado”, agregó la hija del jefe comunal.

Por las denuncias del juez Ríos y Enz se realizaron pericias sobre las líneas de los denunciantes. La investigación arrojó que los mensajes fueron enviados desde un teléfono que sería parte de la flota municipal. Además, se descubrió que en los cinco minutos que pasaron entre el mensaje que recibió el juez Ríos y el periodista Enz, también hubo dos comunicaciones a los celulares de Varisco y su hija.

Con esa información, el juez Alonso ordenó a la Policía Federal un allanamiento en la Municipalidad de Paraná para secuestrar el teléfono desde el que partieron las amenazas, y el del intendente y la secretaria privada. Cuando los agentes fueron al Palacio Municipal, el celular desde el que se enviaron los mensajes no se encontró.

A Varisco y sus funcionarios los acusan de “financiamiento de actividades de comercio de estupefacientes”. El jefe comunal también está procesado por “peculado”, ya que para la adquisición de la cocaína -que viajaba a Paraná semanalmente desde Buenos Aires- se habrían usado fondos públicos.

fuente Clarin