Este progreso en la equidad de la distribución del ingreso nacional se expresó en las mediciones que realiza el instituto oficial, que muestran que el denominado Coeficiente de Gini exhibió 0,417 puntos a finales del año pasado frente a 0,428 registrado en el cuarto trimestre de 2016.

El Coeficiente de Gini indica una equidad absoluta cuando la medición es “cero” y un cuadro de inequidad absoluta cuando es igual a “uno”, por lo cual al caer en este período muestra la mejoría indicada.

Esta mejora en la distribución del ingreso se reflejó también en que el 10% más rico de la población concentró a fines del año pasado el 17% del total de los ingreso por debajo del 19 por ciento que tenía a finales del 2016, mientras que el 10% más pobre aumentó su participación al 14% del ingreso, desde el 13% anterior.

Esta mejora en la distribución del ingreso se dio en el marco de un crecimiento del 2,9% del Producto Bruto Interno, una tasa de desocupación que bajó levemente al 7,2%, apenas 0,4% puntos desde la última medición del 2016, mientras que el Índice de Pobreza retrocedió al 25,7 por ciento desde el 30,3% anterior.

El Indec también informó que el 60% de los asalariados ganaban mensualmente hasta 15.000 pesos al mes, mientras que el 60% de los hogares tenían ingresos totales por hasta 25.830 pesos.

A nivel de hogares, el 10% más pobre solo reúne el 2,1% del ingreso total, mientras que el decil más rico se queda con el 27,8% del ingreso.

También en la comparación por hogares, el 30% más rico reunía el 56,7% del ingreso total, a finales del 2017.

ambito