Un grupo de investigadores del Centro de Neurociencias de la Universidad de Coimbra (Portugal) descubrió cómo la diabetes tipo 2 podría desencadenar el alzheimer en las mujeres.

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia: se calcula que representa entre un 60% y un 70% de los casos, según la Organización Mundial de la Salud.

Durante varios años realizaron un ensayo con ratones y demostraron que la reducción de la hormona del estrógeno, vinculada a la ‘premenopausia’ en las mujeres, se acelera por la diabetes tipo 2.

La investigación también manifestó que la reducción de la hormona sexual del estrógeno en el cerebro contribuye a la degeneración de las neuronas, lo que provoca una disfunción cognitiva.

Los estrógenos son hormonas sexuales esteroideas (derivadas del colesterol) de tipo femenino principalmente, producidos por los ovarios, la placenta dur ante el embarazo y, en menores cantidades, por las glándulas adrenales.

El descenso de estrógenos también afecta al comportamiento emocional de la mujer provocando cambios de humor, irritabilidad, depresión.

Asimismo, los investigadores comprobaron que la reducción de estrógeno en los ratones está dado por la incapacidad de ser transportado en la circulación sanguínea hasta el cerebro. Lo mismo pasa en el transporte del colesterol, que está vinculado con la producción de estrógeno.

“El sexo femenino está considerado como factor de riesgo para la dolencia de alzheimer, sobre todo, a partir de la menopausia”, afirmó Ana Duarte, una de las autoras del estudio.

A pesar de los hallazgos, Duarte manifestó que “poco se sabe acerca de la fase previa a la menopausia, por lo que los resultados de la investigación sugieren que el hecho de ser del sexo femenino o masculino afecta de forma diferente a la comunicación entre las células del cerebro”.

Los ratones hembra con niveles de estrógeno iguales o inferiores a los de los machos desarrollaron mecanismos de adaptación para luchar contra elementos que se acumulan en el cerebro y que estarían asociados al alzheimer.

 

Algunos elementos protectores como la insulina podrían explicar cómo los ratones hembra presentan menos marcadores patológicos de la demencia de alzheimer que los machos, según demostró la investigación.

El estudio concluyó que es importante establecer mecanismos de prevención de la diabetes tipo 2 en diferentes etapas de la vida para prevenir el alzheimer.

El alzheimer

Es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Comienza lentamente y afecta 1ro las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas que lo sufren pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron en forma reciente o los nombres de personas que conocen.

Generalmente comienza a desarrollarse después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que la persona envejece, y todavía es mayor si hay personas en la familia que tuvieron la enfermedad.