En la Asamblea Legislativa que tuvo lugar este miércoles, finalmente se impuso la mayoría peronista y quedó firme el veto del Ejecutivo a la ley que establecía controles previos del Tribunal de Cuentas a las grandes contrataciones. Los legisladores de Juntos por el Cambio criticaron a sus pares del peronismo entrerriano: “Sigue en pie esta cuestionable tradición del peronismo entrerriano de evitar controles”.

Si bien se trataba de una norma que había contado con el aval de todos los legisladores peronistas y que se había aprobado por unanimidad en ambas cámaras, los diputados y senadores peronistas resolvieron retroceder sobre sus mismos pasos y -en una maniobra claramente contradictoria- terminaron habilitando el veto del gobernador Gustavo Bordet.

Tal decisión fue duramente cuestionada por los legisladores de Juntos por el Cambio: “Con la excusa de rebuscados argumentos técnicos el Gobierno buscó impedir que se lo controle y los legisladores lamentablemente decidieron habilitar la posibilidad de que las grandes contrataciones del Estado se sigan realizando de manera discrecional, sin control alguno”.

“Desde el comienzo de su gestión, incluso antes, Bordet realizó permanentes esfuerzos para tratar de diferenciarse de su antecesor Sergio Urribarri, pero decisiones como estas demuestran que son lo mismo, que tienen el mismo modo de proceder y que pretenden actuar con la misma impunidad”, manifestaron desde Juntos por el Cambio.

“Dicen una cosa, se jactan de la importancia de la transparencia, organizan charlas sobre gobierno abierto, pero son incapaces de sostener ese discurso con hechos y a la hora de la verdad actúan como lo que son: un gobierno que hace lo imposible para esquivar controles”, afirmaron.

“Sigue en pie esta cuestionable tradición del peronismo entrerriano de evitar controles”, remarcaron y consideraron que muestra de ello es “la falta de reglamentación de los organismos de control incorporados en la reforma constitucional hace más de 10 años, como la Fiscalía Anticorrupción, la incorporación de la oposición al Tribunal de Cuentas y la Defensoría del Pueblo, entre otros”, expresaron.

Para los legisladores de Juntos por el Cambio, hay “en el peronismo entrerriano un claro interés para evitar poner en marcha estos mecanismos constitucionales de control”, lo cual “atenta fuertemente contra la calidad institucional”.

Por último, los diputados y senadores de la oposición repudiaron “el intento de impedir el debate, lo que luego derivó en la imposición de un límite de 10 minutos de tiempo para las intervenciones de los bloques parlamentarios”.