Gustavo Briones era el responsable de Obstetricia del Materno Infantil. Cuestionó al Gobierno por no escuchar la opinión de los médicos.

Siguen las repercusiones por el caso de la nena jujeña de 12 años violada, que pidió que le practicaran un aborto legal, le hicieron una cesárea y a los pocos días el bebé falleció. Este martes, Gustavo Briones, el jefe de Obstetricia del Hospital Materno Infantil de San Salvador de Jujuy, presentó su renuncia al cargo.

Briones considera que el embarazo debería haber continuado. En su carta de renuncia explicó que el feto, de acuerdo a su edad gestacional, “tenía altísimo riesgo de morir” en caso de ser separado del seno materno.

La cesárea se practicó cuando el bebé tenía 6 meses de gestación. Según este médico, “es unánime la bibliografía” que señala que un feto con peso inferior a los 1.000 gramos y con edad gestacional menor a 27,6 semanas se denomina prematuro inmaduro y tiene “bajísimas expectativas de sobrevida”.

“Los médicos del servicio dijimos en su momento que no se realice la intervención. Yo soy el jefe del servicio de todos los médicos obstetras, que son 30 profesionales. Realicé declaraciones públicas en los medios advirtiendo que no se debía realizar la interrupción del embarazo, pero aún así no nos escucharon“, comentó Briones a El Tribuno de Jujuy.

Agregó que no se puede desempeñar el cargo de jefe de servicio “en un lugar en donde no se escucharon los consejos que se dio tanto al ministro de Salud como al gobernador”. Y remató: “¿Para qué está el servicio si no nos van a llevar el apunte? Somos el mejor servicio que existe en la provincia, hicimos 2.899 cirugías el año pasado con cero mortalidad materna. Creo que por respeto nos tendrían que haber escuchado“.

En la entrevista con el diario local, Briones señaló que “quienes dijeron que corría peligro la vida de la niña de 12 años fueron el ministro y el gobernador, quienes hablaron de riesgo de suicidio”. Pero su opinión es distinta. “Yo creo que cuando una niña fue abusada sexualmente, por más que le saquemos el embarazo, toda la vida va a estar con riesgo de suicidio si no tiene contención“, comentó.

Aunque Briones dejará el cargo de Jefe de Servicio de Obstetricia, seguirá formando parte del equipo médico del Materno Infantil.

La renuncia contó con el apoyo de grupos “pro vida”. Agradecen al médico “por cumplir y pedir que se haga cumplir el cuidado de las vidas de toda persona sin importar la edad” y “por ser fiel al juramento hipocrático que realizó el día que se graduó”, según un mensaje que circuló por WhatsApp.

Por el contrario, organizaciones de mujeres señalan a Briones como “el médico que se negó a practicar la Interrupción legal del embarazo (ILE)”. La menor lo había pedido por escrito, al igual que su madre, apenas se hizo la primera ecografía, con la gestación muy avanzada: de 23,5 semanas.

Este viernes, agrupaciones feministas y de izquierda convocaron a una movilización en Jujuy y también en Buenos Aires, Salta, Córdoba y otras ciudades para exigir la renuncia del ministro de salud jujeño, Gustavo Bouhid, además de que “se garantice el derecho a la Interrupción Legal del Embarazo, el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la Educación Sexual Integral, y la inmediata separación de la Iglesia del Estado”.

Fuente:Clarín.