El dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Juan Grabois difundió este miércoles un extenso mensaje que le envió al titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, por rechazar la eventual suba de las retenciones para el sector agropecuario.

“Que no los usen los gordos de la SRA (Sociedad Rural Argentina) y las transnacionales que sólo buscan sus propios intereses, no tienen patria, religión ni bandera. No vayamos a un choque que vuelva a dañar nuestro amado país“, planteó Grabois en un extenso texto que publicó a través de su cuenta de Facebook.

Ya añadió: “Nosotros tampoco vamos a aceptar que un tercio de la población viva en la miseria mientras un puñado se enriquece con los bienes naturales en forma excluyente e insustentable, pero hay formulas intermedias para resolver las contradicciones sociales en forma equitativa”.

Con esa última frase, dirigente de la CTEP pareció hacer referencia al conflicto que se desató en 2008 a partir de la resolución 125 que estableció las retenciones móviles para la exportación de los productos agropecuarios.

Aquella medida quedó sin efecto luego de intensas protestas en todo el país y del recordado debate en el Congreso con el “voto no positivo” del entonces vicepresidente Julio Cobos.

Grabois, uno de los convocados por el presidente electo Alberto Fernández para impulsar su plan de lucha contra el hambre, le advirtió a Chiesa que él tampoco está dispuesto a “aceptar que un tercio de la población viva en la miseria mientras un puñado se enriquece con los bienes naturales”.

Grabois planteó que “hay fórmulas intermedias” para resolver las diferencias en torno a las retenciones e incluso convocó al titular de CRA para hacer “un frente de unidad productiva, agraria y social contra los abusos de las semilleras, cerealeras y grandes terratenientes para alimentar al pueblo, repoblar la Argentina”.

El dirigente la CTEP se pronunció tras las declaraciones en las que Chiesa puso en relieve la preocupación del campo ante la posibilidad de que se puedan elevar las retenciones durante el gobierno de Fernández, quien asumirá el próximo 10 de diciembre.

El presidente de CRA alertó que si ese canon se eleva al 35%, el sector va a dejar de producir. “Va a caer mal, no sé hasta qué grado vamos a poder parar a la gente”, manifestó.

El texto completo de Grabois

Estimado Dardo Chiesa, que no los usen los gordos de la SRA y las transnacionales que sólo buscan sus propios intereses, no tienen patria, religión ni bandera. No vayamos a un choque que vuelva a dañar nuestro amado país. Nosotros tampoco vamos a aceptar que un tercio de la población viva en la miseria mientras un puñado se enriquece con los bienes naturales en forma excluyente e insustentable, pero hay formulas intermedias para resolver las contradicciones sociales en forma equitativa, en beneficio de los verdaderos productores rurales y la población urbana más pobre, en el marco de un proyecto de país dónde quepamos todos y el derecho a la tierra, el techo y el trabajo sea una realidad para el conjunto.

Para ninguno de nosotros el problema son los chacareros, los gringos de la pampa, los colonos. Como te conté, mi familia materna viene de las colonias de Santa Fe, mi familia paterna de las colonias de Entre Ríos. Todos los descendientes de migrantes somos hijos de la tierra, llevamos la chacra en nuestra memoria histórica.

El problema es con el 1% que concentra el 40% de la tierra, esos mismos que a ustedes los miran de arriba y se tapan la nariz si un chacarero pasa cerca del Jokey Club. El problema son las diez empresas que concentran el 90% de las exportaciones. El problema son esos monstruos multinacionales, como me contaste, han patentado la vida y te quieren cobrar infinitamente por los cultivos que produce una semilla genéticamente modificadas. Una política nacional de biotecnología y agroecología, una política alimentaria, un mecanismo adecuado para diversificar la producción son posibles si ellos no nos enfrentan.

Hagamos un frente de unidad productiva, agraria y social contra los abusos de las semilleras, cerealeras y grandes terratenientes para alimentar al pueblo, repoblar la Argentina, cuidar la madre tierra, garantizar la mesa de los argentinos y conquistar la justicia social. A ellos, el 1%, no les importa, sólo piensan en sostener sus privilegios a costa del bien común y el futuro del país. A nosotros, sí.