La Policía de la Ciudad halló cocaína, balanzas y anotaciones en la casa de la víctima. Buscan a un prófugo.

El caso del doble crimen del mago Alex (Leonardo Fernández) y su pareja y asistente (Jéssica Alberti Cigola) parece haber dado un giro luego de que la Policía de la Ciudad encontrara una presunta pista narco en su casa del barrio porteño de Parque Patricios.

Según informa Télam, personal de la Brigada de la Comuna 4 registró el domicilio de La Rioja 1708 y halló “150 gramos de cocaína, balanzas, elementos para corte, cuadernos y anotaciones desprolijas” que demostrarían que la víctima “también se dedicaba a esta actividad y movía grueso”.

La hipótesis que manejan los investigadores es que no sólo se dedicaba a animar fiestas y eventos privados con sus shows en countries de la zona de Nordelta y Benavídez sino también a distribuir drogas en esos mismos eventos.

“Todo indica que llevaron al mago y a su novia engañados a San Fernando y que allí algo se salió de control. Los torturaron y asesinaron para que revelen dónde tenían el dinero. Se habla de unos 200.000 dólares”, confió a la agencia de noticias uno de los investigadores.

Hasta ahora, hay un imputado por el hecho (Rubén Andrés Grasso, dueño del departamento donde se hallaron los cuerpos) y se busca al único prófugo, Roberto Juan Alegre, un hombre de 41 años con antecedentes penales en la zona de Quilmes y Berazategui, y hermano por parte de madre del detenido Grasso.

Además, hay otro detenido, Alexis Miguel Bonnet, quien confesó que había sido contratado por los hermanos para ir a ‘vaciar la casa’ del mago.