La Justicia confirmó que los restos hallados un mes atrás cerca de San Antonio Oeste, en provincia de Río Negro, son de Franco Rodrigo Hredil, el joven de 22 años que estaba desaparecido desde agosto de 2015.

De acuerdo al informe del laboratorio regional de Genética Forense,hubo una compatibilidad de más del 99,9 % entre los huesos hallados a fines de setiembre en la costa rionegrina y el ADN de Celia Araya, la mamá del joven. Según trascendió, la data de la muerte del joven es anterior a un año. Aunque se espera la confirmación de las causas del deceso, difíciles de determinar según los forenses, los primeros estudios descartaron contusiones y traumatismos óseos.
Hredil, estudiante de economía de la Universidad Nacional del Sur, era buscado por Interpol y los Ministerios de Seguridad y Justicia de la Nación y de la Provincia de Río Negro.
Su desaparición fue denunciada el 31 de julio de 2015, cuando su camioneta fue hallada con las llaves puestas en un camino vecinal por la ruta nacional 251, a unos 12 kilómetros de la ciudad de San Antonio Oeste, cercana Las Grutas. Allí, vivía con sus padres desde que había decidido abandonar su carrera. Desde entonces, la familia realizó campañas en medios de comunicación y redes sociales para dar con el paradero del joven. Según denunciaron, horas antes de desaparecer, Rodrigo fue atentido en un hospital y se presentó en una comisaría del lugar, asegurando que escuchaba voces. De acuerdo a los Hredil, no fue contenido por las autoridades en ese momento.
El 30 de septiembre, una persona del lugar alertó a la policía sobre la presencia de restos cerca de la baliza Camino, a unos 700 metros de la costa rionegrina y de la ruta nacional. El caso está a cargo del fiscal Juan Pedro Puntel, titular de la Unidad Fiscal Temática N° 1 de Viedma, quien reveló que durante dos años recibieron numerosos llamados de personas que aseguraban haber visto a Heredil.  perfil