Fernando Pastorizzo apareció muerto de dos balazos en la madrugada del viernes pasado. El cuerpo estaba tirado al lado de su moto, en la calle General Paz al 300, en Gualeguaychú, con dos impactos de bala de una pistola calibre 9 milímetros.

Su novia, Nahir Galarza, hija de un Policía de la provincia, le aseguró al fiscal del caso que fue ella quien lo asesinóutilizando el arma reglamentaria de su padre.

El crimen de Fernando, el joven de 21 años, conmocionó a la ciudad entrerriana de Gualeguaychú. Su madre, Silvia Mantegazza, publicó un emotivo mensaje en las redes sociales para despedir a su hijo.

“Hasta luego mi amor!!!! ya nos encontraremos en algún lugar para compartir nuestras charlas, mates amargos de por medio. Siempre fuiste un ser sensible y hermosa persona. Y tuve la inmensa dicha y honor de poder disfrutarte como madre. Llegabas al corazón de toda persona que conocías y en estos momentos uno realmente se da cuenta del ser de luz que eras y todo el amor que despertaste!!! Te amo con todo mi corazón y…hasta luego mi vida!!!”, escribió la mujer en su muro de facebook.

La joven de 19 años fue imputada por el delito de homicidio agravado por el vínculo y podría recibir cadena perpetua.