La inesperada intervención de la Corte en la causa Vialidad tuvo lugar solo un par de horas después de que la Cámara Nacional de Casación Penal había rechazado tres reclamos de la ex presidenta Cristina Kirchner, del ex ministro de Planificación Julio De Vido y del primo de Néstor, Carlos Santiago Kirchner.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por Gustavo Hornos, Mariano Hernán Borinsky y Javier Carbajo rechazó hoy planteos de la defensa de la ex presidenta Cristina Kirchner y Carlos Santiago Kirchner en el marco de la causa llamada “Vialidad”. En fuentes judiciales se explicó que los rechazos del máximo tribunal penal fueron aproximadamente a las 17 de hoy y la decisión de la Corte -por mayoría- fue llamativamente un par de horas después.

Además, las fuentes destacaron que la Corte generalmente interviene cuando hay sentencia firme para defender derechos constitucionales y no como en este caso donde solo hay procesamientos de primera instancia que se iban a debatir en un juicio oral.

Por un lado, la sala -por mayoría- la sala IV de Casación declaró inadmisible los recursos de casación interpuestos contra el rechazo de los planteos de “incompetencia, cosa juzgada y litispendencia”, mediante los cuales, la ex presidenta y el ex funcionario Carlos Kirchner pretendían llevar la investigación a la justicia de Río Gallegos por una cuestión de jurisdicción, sosteniendo que las obras se habían hecho en Santa Cruz.

​Borinsky -en disidencia- consideró que correspondía continuar con el trámite del expediente ante “la invocación de la afectación de las garantías constitucionales de ne bis in ídem y juez natural”.

​Por otro lado, la Sala IV no hizo lugar a una queja en la cual, la defensa de Cristina Fernández de Kirchner se agraviaba de la negativa a la producción de determinadas medidas de prueba, como un monumental peritaje a toda la obra pública realizada entre el 2003 y el 2015.

​Por último, y de manera unipersonal, el juez Javier Carbajo resolvió no hacer lugar a una queja presentada por la defensa de Julio De Vido, en el marco de la misma causa, contra el rechazo in limine de la recusación del juez Andrés Fabián Basso, uno de los miembros del TOF 2.

​La causa se encontraba, antes de la inesperada decisión de la Corte, próxima al inicio del juicio oral y público, que se encuentra fijado para el día 21 de mayo ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nro. 2 de la ciudad de Buenos Aires.

Además, en diciembre la Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) había rechazado un recurso extraordinario del detenido ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido contra la negativa a sumar más medidas de pruebas en la causa por supuesto direccionamiento de obras públicas viales al Grupo Austral. Se estima que se trató de unos 3 mil millones de dólares

Entonces, la Sala IV de Casación declaró “inadmisible” el planteo efectuado por la defensa del ex ministro del kirchnerismo.

El tribunal afirmó que el reclamo de De Vido, quien luego que la Cámara de Diputados de la Nación aprobara su desafuero, cumple prisión preventiva dictada en otra causa, en el penal de Marcos Paz, “no reúne los requisitos para habilitar la intervención de la Corte Suprema de Justicia”.

Para los camaristas Guillermo Yacobucci, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, la negativa del Tribunal Oral Federal Dos de incorporar prueba propuesta por De Vido “no es equiparable a una sentencia definitiva ni se trata de una cuestión federal o que cause un gravamen irreparable”.

El recurso extraordinario estaba dirigido contra el fallo de la misma sala de la Casación, que había rechazado “casar” la negativa del Tribunal Oral Federal 2.

La Sala IV de la CFCP es la misma que, hace un par de meses y en esta causa, confirmó el embargo de 10.000.000.000 de pesos que De Vido tiene ordenado sobre sus bienes.

De Vido cumple prisión preventiva dictada en la causa en la que se le imputa responsabilidad en un multimillonario fraude contra el Estado por el desvío de fondos en las obras para la refacción de la mina de carbón de Río Turbio, en Santa Cruz, entre otras causas.

De Vido, condenado hace un par de meses a cinco años y ocho meses de prisión (fallo que no está firme) por el choque del tren en la terminal de Once, en febrero de 2012, con 51 muertos y 789 heridos, también es acusado de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, administración fraudulenta y cohecho, entre otras imputaciones en una docena de causas.