En su visita a Concepción del Uruguay, el ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere -acompañado por el intendente José Eduardo Lauritto; el presidente del Instituto Portuario Provincial de Entre Ríos (Ipper), Carlos Schepens; y los delegados de CARU-, recorrió el puerto y observó el embarque de arroz en bolsa, el primero de 2018 desde la terminal fluvial, con destino a Irak.
“Recorremos todo el país y vemos los frutos del cambio impulsado por el presidente Maurico Macri desde que asumió, en diciembre de 2015. Él se propuso reinsertar a la Argentina en el mundo de una manera inteligente y, de a poco, lo estamos logrando”.
Así, reseñó: “El viernes 13 estuve en Jujuy y observé emprendimientos y hoy (por ayer) en Entre Ríos, mi provincia, con la gran satisfacción de ver que otro trabajo, encarado por el Gobierno, el del dragado del río Uruguay, está dando sus frutos. Es muy simbólico el hecho de que se vuelva a cargar arroz desde el puerto de Concepción del Uruguay. Las obras del dragado seguirán hasta septiembre u octubre, donde se llegará a los 25 pies. Se hace todo el esfuerzo para que no sólo el arroz sino otras importantes producciones de la Mesopotamia puedan salir por este puerto, pues eso significará trabajo, la herramienta más eficaz para reducir y derrotar a la pobreza”.
Al respecto, consignó que “los números, que salieron hace poco, dan cuenta de una disminución de la pobreza en un 25,3. Y ése es un gran estímulo para seguir trabajando, pues es el camino para que millones de argentinos puedan mejorar su calidad de vida”.

Apuntar a la competitividad
En cuanto a las posibilidades para que el puerto uruguayense recobre su operatividad, Etchevehere manifestó: “Hay que tener en cuenta la opinión de las empresas navieras, exportadores y analizar los costos. A eso hay que trabajarlo a través de las mesas de competitividad.
Quedamos con varios referentes de la zona de mantener una reunión, en breve, en el ámbito el Ministerio, para repasar y hacer que convenga sacar la producción por Concepción del Uruguay, tanto para los que la exportan como para los que la compran y transportan en el caso de los barcos. Hay que repasar ítem por ítem y comparar con otros puertos, nacionales y extranjeros, para ponerse en condiciones de competitividad”.
En torno a la sequía, que afecta al campo, y las acciones preventivas, el ministro de Agroindustria señaló: “Éste es un trabajo de conciencia y de todos. El tercer emisor de gases del efecto invernadero, a nivel global, es la basura. De ahí a que las ciudades tengan su trabajo por hacer. Las emisiones calientan la atmósfera y ese calentamiento global hace que los fenómenos sean cada vez más seguidos e intensos. Lo que estamos viviendo es consecuencia del calentamiento global, por lo que todos debemos tomar conciencia. En el caso del campo, se deben llevar adelante prácticas que reduzcan las emisiones como, por ejemplo, la siembra directa.
En los últimos 30 años, gracias a ella, se redujeron las emisiones en un 50 por ciento; ojalá las ciudades, también, hicieran lo mismo. Después, mejorar las infraestructuras: en momentos de sequía se invierte para la hipotética futura inundación.
También se trabaja en un sistema de seguros para poder ofrecer a los productores la mayor cantidad de posibilidades, a primas accesibles, para que puedan asegurar su producción y, para el caso de que haya un evento climático, cobrar y seguir produciendo”.
“A diferencia de lo que pasaba con el Gobierno anterior, que tardaba 12 ó 14 meses, nosotros en 10 días homologamos la emergencia (agropecuaria) y conseguimos, luego de poner 90 millones de pesos para bonificar las tasas, que los productores entrerrianos, que tengan certificado de emergencia, puedan tener una bonificación de 10 puntos en los créditos del Banco Nación; es decir que, en vez de 24, pagarán 14. El precio del trigo es muy bueno (está a más de 190 dólares la tonelada) y, entendemos que, lluvia mediante, tendremos una muy buena superficie sembrada”, aseveró Luis Etchevehere. La Calle