El ministro de Interior, Rogelio Frigerio, confirmó este martes (12/02) ante el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el jefe del bloque de senadores del peronismo, Miguel Ángel Pichetto, que no habrá convocatoria a sesiones extraordinarias.

Pero en la reunión entre Frigerio, Monzó y Pichetto, además, se fijó el mes de abril como límite para la sanción de la ley de financiamiento de los partidos y la ley antibarras, dos leyes que pueden ser claves en la campaña 2019.

El encuentro se desarrolló en el despacho de Pichetto y participaron también los senadores Rodolfo UrtubeyCarlos “Camau” Espínola y Alfredo Luenzo, todos del interbloque Argentina Federal, según publica Semanario Parlamentario.

“Consideramos que no había ningún tema de urgencia extrema para que el Congreso funcione ahora”,comentó Pichetto a la prensa acreditada al término de la reunión.

El rionegrino informó que el peronismo asumió ante el Gobierno “un compromiso de trabajo” en dos temas, uno de los cuales tiene que ver con el financiamiento de los partidos políticos, en pleno año electoral.

En ese sentido, Pichetto explicó que en la segunda semana de marzo habrá una “revisión final del proyecto”en el Senado, con el fin de votarlo en el recinto, aunque aclaró que “el dictamen fue muy trabajado” en las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto.

El senador indicó que se activará el diálogo con la Cámara de Diputados con el objetivo de que la ley vea la luz en el mes de abril, lo que consideró un tiempo razonable para ponerla en práctica en el presente turno electoral.

El otro tema es la ley contra las barrabravas, cuya votación quedó a medio camino en la Cámara baja por falta de acuerdo en el articulado.

Por otra parte, en la reunión de este martes también se tocó el tema del DNU 62/19, que estableció el régimen de extinción de dominio.

“Habría que haber agotado la instancia parlamentaria. Deberían haber dialogado para tratar de sacar una ley”, le recriminó Pichetto a Frigerio, además de advertirle que “el decreto es de una fragilidad absoluta”.

En ese orden, Urtubey recordó que “el Parlamento estaba muy activo con la cuestión”, aunque Frigerio no confirmó si el Poder Ejecutivo dará marcha atrás para reanudar el debate de la ley, que está pendiente en la Cámara de Diputados.