Se inicia un paro de 72 horas en la dependencia de Nación y se convoca para el martes a un abrazo a la sede. En el marco de políticas de ajuste impulsadas por el ministro Etchevehere se esperan entre 15 y 20 despidos en la capital provincial.

Trabajadores de Agricultura Familiar realizarán un abrazo a la sede de la secretaría, en calle España y Pellegrini, para rechazar la política de ajuste al área que ha redundado en despidos en todo el país y a nivel nacional.

Será este martes, a partir de las 10, junto con el inicio de un paro de 72 horas “para frenar el desmantelamiento que el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere quiere ejecutar”, informó Mario Den Dauw, dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en Entre Ríos y vocal de la CTA Autónoma Paraná.

En el marco del plan de lucha aprobado por el plenario de delegados ATE de la SAF, se inicia la huelga “ante las versiones confirmadas que habrá una serie de despidos, ya de que los mil trabajadores que quedaron en la repartición se echarían 600, a lo que se le agrega falta de presupuesto para funcionar”, indicó Den Dauw.

En Entre Ríos “actualmente son 43 trabajadores y se habla de entre 15 y 20 despidos más”, detalló el dirigente, quien recordó que en la provincia ya se echó el 60 por ciento de la planta y este achique implicaría un 80 por ciento de trabajadores desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri, por lo que si estas versiones se confirman “será la muerte de la agricultura familiar”.

Sin embargo, Den Dauw precisó que el vaciamiento “inició en el Gobierno anterior y se profundizó en éste de Macri, ya que vienen disminuyendo el personal, el presupuesto y la infraestructura para trabajar, a lo que suma la falta de políticas públicas para llegar al pequeño productor”.

“Hace muchos años viene un achique de las producciones familiares y en Entre Ríos el problema se agrava, porque más del 70 por ciento de los productores están en el rango de los ‘pequeños y medianos’, quienes deberían ser atendidos por las políticas de la SAF, ya que producen movimiento económico local y no es la producción para exportar sino que son para el mercado interno, que implica, además, un arraigo de la gente en el campo”, apuntó en entrevista con Aim.

La consecuencia del desmantelamiento de estos organismo es la concentración en la producción en manos de grupos económicos y las diásporas del campo a la ciudad, “problema que Argentina tiene desde hace mucho tiempo, ya que el país posee un 95 por ciento de su población urbana, proceso que se viene dando sostenidamente y se profundiza”.

El secretario general de ATE Entre Ríos, Oscar Muntes, recordó que ATE Entre Ríos “adhirió al plan de acción que se dispuso a nivel nacional ante los despidos en organismos nacionales, recortes de beneficios sociales, en salud, educación y vivienda y ante la fuerte escalada inflacionaria con los tarifazos, políticas del macrismo que atentan contra el conjunto de la clase trabajadora, es decir, contra la mayoría del pueblo argentino”. Página política