En un estudio revelado hoy por CNT/MDA se prevé un resultado que, hasta el momento, no había previsto ninguna de las encuestadoras: Un empate entre Haddad (PT) y Bolsonaro (derecha), con un triunfo del candidato apoyado por Lula en la segunda vuelta. El rápido crecimiento de Haddad entre los votantes se produjo en las últimas semanas.

El resultado de la primera ronda de los comicios brasileros, que se celebran la próxima semana, es fundamental para la Argentina. Se trata de su principal socio comercial y de la economía más fuerte de la región. Se espera que Bolsonaro y Haddad pasen a la segunda vuelta, donde el candidato de Lula da Silva conseguiría la presidencia.

Si bien muchos analistas y medios sostenían que los votos de Lula (ahora preso e inhabilitado para candidatearse) no serían trasladables a Fernando Haddad. Sin embargo, teniendo en cuenta que da Silva ya logró dirigir sus votantes a Dilma Rousseff en otra oportunidad, se espera un triunfo inminente del PT. Haddad logró ganar popularidad semana tras semana, según lo fueron revelando las encuestas.

Hace unas semanas, Jair Bolsonaro era quien se imponía en la primera vuelta, aunque siempre se previó la existencia de una segunda ronda. Ahora, el candidato de derecha fue alcanzado en las encuestas por Haddad y se prevé un empate entre los dos.

El levantamiento CNT/MDA divulgado este domingo 30/9 muestra a Bolsonaro con el 28,2% y Haddad con el 25,2%. El margen de error del relevamiento es de 2,2 puntos, por lo que, en realidad, prevé un empate entre los dos (es la primera vez que una encuesta tiene este resultado). En la segunda vuelta, Haddad sería el vencedor, por 42,7% a 37,3%.

La encuesta se realizó entre los días 27 y 28 de septiembre y se escucharon 2.002 personas, en 137 municipios de 25 unidades federativas de las cinco regiones del país. El nivel de confianza es del 95%, y la investigación está registrada en el Tribunal Superior Electoral (TSE), bajo el número BR-03303/2018.

Por otro lado, Bolsonaro dice que “no aceptará ningún resultado diferente a su victoria”. Luego de recibir un ataque con un arma blanca en una manifestación, estuvo internado y este domingo, 30/9, fue su primer día de alta. Volvió a los medios y desató polémica en la previa de las elecciones en Brasil.

Bolsonaro explicó que no llamaría a Haddad para felicitarlo por la victoria, en caso de que gane. Según él, “por lo que ve en las calles”, la victoria tiene que ser suya.

El próximo jueves, 4/10, está previsto un debate entre los candidatos en TV Globo. A partir de la herida y recuperación del candidato derechista, su participación se puso en duda: “El problema es que el debate demora tres horas y el equipo médico tiene preocupación con eso. Otra complicación es que tendría que quedarme de pie mucho tiempo”, explicó Bolsonaro. Sin embargo, dijo que tiene la intención de participar.

Además, hace unos días se produjeron manifestaciones en su contra, por declaraciones suyas que serían misóginas y fascistas. Bolsonaro desacreditó las movilizaciones: “Solo vi un cierto bulto en Río de Janeiro y en San Pablo, en el resto de Brasil fue un desastre, sólo son minorías contra mí, no existe eso de rechazo de electorado femenino a mi nombre”.

Las declaraciones que muchos brasileros interpretan como misóginas son, por ejemplo, lo que dijo el año pasado en una charla en Río de Janeiro: “Tengo 5 hijos. Fueron 4 hombres, la quinta me dio una flaqueada y vino una mujer”. En 2014, además, dijo que no violaría a la colega María del Rosario (PT-RS) porque no merecía. El derechista defiende la pena de muerte, la última dictadura militar y la poseción de arma para los ciudadanos.