Es el primer timbreo después de la crisis económica y política que sacudió al Gobierno de Cambiemos, con el que esperan a toda costa volver a recuperar la confianza de un sector de la población que según las encuestas muestra desinterés o decepción en referencia a quien votará en las venideras elecciones de 2019. Cambiemos había prometido bajar la inflación, pero durante dos años consecutivos no pudo cumplir la meta, y ahora, el escándalo de los aportantes truchos empaña entonces a quien era la única funcionaria del Gobierno de Macri con mayor credibildiad e intención de voto.Ahora, el Gobierno volvió a la práctica partidaria del timbreo en la Provincia y las principales localidades del país, recorridos en los que admitían un “momento difícil” y se hacía énfasis en “escuchar”.

Sin la presencia del Presidente Mauricio Macri el Gobierno intenta recuperar la confianza perdida, y es que ahora la alianza Cambiemos volvió nuevamente a realizar su practicar partidiaria: un timbreo. La principal figura de la actividad fue la gobernadora María Eugenia Vidal que enfrenta el peor momento de su gestión tras el escándalo de las denuncias por aportes truchos en la campaña electoral de 2017. Al mismo tiempo, se le suma la crisis económica que atraviesa el país, la que el Gobierno decidió suavizarla con el nombre “tormenta”.
En el recorrido durante los timbreos admitían un “momento difícil” y se hacía énfasis en “escuchar”. La gobernadora visitó la ciudad de Magdalena, en el interior bonaerense, a unos 130 kilómetros de la Base Aérea de Morón, donde re side. Estuvo acompañada del intendente local, Gonzalo Peluso, y el subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell.
“Tenemos que dar la cara, escuchar. Nos ha ido bien por ser distintos en eso. Son momentos difíciles y hay que salir”, señaló un funcionario de primera línea de la gobernadora en la previa del timbreo en la Provincia de Buenos Aires. “Ni el clima ayuda, pero tenemos que estar. El carnicero, el verdulero trabajan todos los días, con lluvia, y no podemos no salir”, agregó.
Mientras que Vidal eligió el interior bonaerense, como en otras ocasiones muchos representantes del Gabinete nacional pisaron el Conurbano con los referentes de Cambiemos de cada distrito, aunque hubo varias ausencias por el acto en la Sociedad Rural.
Jorge Triaca, ministro de Trabajo, recorrió Ingeniero Maschwitz, Partido de Escobar, junto al referente local macrista Leandro Costa; Germán Garavano (Justicia) y Claudio Avruj (secretario de Derechos Humanos) pasaron por Ituzaingó; y Patricia Bullrich (Seguridad) se mostró en El Jagüel con Evert Van Tooren, el candidato de Cambiemos en Esteban Echeverría.
Jorge Macri, intendente de Vicente López también salió a pesar de la lluvia. Acompañado por el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari; y por la concejal, Soledad Martinez, recorrió Villa Martelli.  “Si hay algo que caracteriza a Cambie mos es la cercanía con los vecinos. Por eso hoy, a pesar de la lluvia, salimos a timbrear para escucharlos y contarles lo que estamos haciendo”, declaró y también visitó una fábrica de pastas.
Escraches:
El que no la pasó bien fue el ex director del Pami, Carlos Regazzoni que en la actualidad es concejal de Almirante Brown. Cuando quiso recorrer Rafael Calzada un grupo de vecinos repudió su presencia y le cuestionaron las consecuencias de las políticas económicas que lleva adelante el gobierno de Cambiemos.