Un profesional de los medios de comunicación murió tras recibir varios disparos en la mañana del bado en una localidad del sureste de México, por lo que ya son 2 casos de comunicadores asesinados en lo que va de 2019, según un recuento de Reuters basado en reportes oficiales.

El periodista Rafael Murúa Manríquez fue asesinado en enero en Baja California Sur, su cuerpo fue hallado con disparos en el tórax.

La cuenta se eleva a 3 desde que asumió el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador el 01/12/2018.

México es el 2do. país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo después de Siria, con más de 100 comunicadores asesinados desde 2000, según Reporteros Sin Fronteras.

En 2018, 10 comunicadores fueron asesinados en diversas partes del país. L a gran mayoría de esos homicidios permanecen impunes.

La fiscalía general de Tabasco informó que se trata de Jesús Eugenio Ramos Rodríguez. El comunicador, conocido como ‘Chuchín’ Ramos, se desempeñaba como locutor del programa radial “Nuestra Región Hoy” en ese estado.

Ramos Rodríguez se había reunido a desayunar con el exalcalde Armín Marín Sauri en el restaurante del Hotel Ramos. La prensa local ha informado que el agresor descendió rápidamente de un automóvil y se dirigió directamente hacia el periodista para dispararle. La Fiscalía de Tabasco ha pedido a la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión integrarse a la investigación. Este es el segundo asesinato de un periodista en México durante 2019.

En enero, el cuerpo del periodista Rafael Murúa Manríquez, de 34 años, fue hallado con marcas de tortura en el Estado de Baja California Sur. Murúa había recibido desde 2017 diversas amenazas de muert e relacionadas con su trabajo periodístico. Hasta ahora se desconoce si en el caso de Ramos Rodríguez existió algún tipo de presión relacionada con su profesión.

En Tabasco, la presencia de los cárteles de drogas y el robo de combustible han convertido a la región en una de las más peligrosas para los comunicadores, donde además las autoridades están asociadas con los grupos criminales.

Las amenazas y asesinatos de periodistas han aumentado en México en las últimas 2 décadas. En 2017, 11 comunicadores fueron asesinados; en 2018 al menos nueve murieron en homicidios relacionados con su trabajo. Desde que comenzó el Gobierno de López Obrador, en diciembre pasado, la secretaria de Gobernación, Olga nchez Cordero, se ha comprometido a fortalecer la protección para los periodistas.

Entre las decenas de casos que las autoridades continúan están los asesinatos de Javier Valdez, en Sinaloa en mayo de 2017; y el de Miroslava Breach, en Chihuahua en marzo del mismo año. La Fiscalía de Chihuahua ha informado también la detención de Édgar Salazar, quien presumiblemente participó en la planificación del homicidio de Breach. El detenido es hijo de Crispín Salazar, uno de los operadores del cartel de Sinaloa en Sonora y Chihuahua. La periodista había trabajado en una investigación sobre los nexos del narcotráfico con el poder político en la región, antes de ser asesinada.

“Durante la mañana, se recibió el aviso de Seguridad Pública municipal, en el que informaba que en el hospital de ese municipio había fallecido una persona del sexo masculino a causa de heridas producidas por impacto de proyectil de arma de fuego”, dijo la fiscalía en un comunicado.

La fiscalía agregó que personal pericial, de criminalística y la Policía de Investigación se trasladó de inmediato al lugar de los hechos para obtener las pruebas que permitan su esclarecimiento y presentar ante la justicia a los probables responsables, sin dar más detalles sobre cómo ocurrieron.

No es claro si la muerte del comunicador está relacionada con su trabajo en los medios, pero México es uno de los países más peligrosos del mundo para los trabajadores de la prensa, según lo han señalado diversas instituciones como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

La organización no gubernamental (ONG) Artículo 19 contabilizó al menos 46 periodistas asesinados durante el anterior sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, dijo que personal de la Fiscalía del Estado ya realiza las investigaciones correspondientes para dar con los responsables del homicidio del comunicador.

López Hernández lamentó la agresión e informó que, de manera personal, el vicefiscal de Alto Impacto acudiría al municipio para encabezar la investigación.

La Fiscalía informó que en el sitio se encuentran los directores gene rales de la Policía de Investigación, Hernán Bermúdez Requena, así como de Servicios Periciales y de Ciencias Forenses, José Zetinanchez.

“Por estos lamentables hechos se dio inicio a la carpeta de investigación CI-EMZ-44/2019. Así también, se informó al respecto a la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión”, informó la Fiscalía del estado en un comunicado.