Durante este miércoles se publicó el decreto 186 anunciado por el presidente Mauricio Macrien su discurso de inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso y que contempla que los beneficios sean financiados con la denominada salvaguarda ‘social’ del acuerdo con el FMI contemplada en caso de un deterioro de las condiciones sociales.

Se publicó el decreto por el que se aumenta un 46% los montos de la AUH y de la Asignación por Embarazo y a comienzos de abril se relanzarían los créditos Anses destinados a beneficiarios de planes y jubilados.

Los nuevos haberes, que serán liquidados a partir de este mes, contienen la movilidad prevista en la resolución de la Anses del 28 de febrero último y las que resulten acumuladas durante este año.

Entre los considerandos, el decreto destaca que ‘se torna necesario adoptar medidas eficientes para mejorar la situación socio-económica en la que se encuentran los beneficiarios’ de ambas asignaciones y está destinado a ‘los menores, los menores con discapacidad y las mujeres en estado de embarazo destinatarios de las mismas’.

Según se pudo saber, el Ejecutivo anunciaría a principios de abril ‘nuevos montos y tasas’ para los ex créditos Argenta destinados jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones por hijo. El programa es financiado por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses. Y, por el momento, en el oficialismo no quisieron adelantar el alcance de los créditos personales. Hoy un crédito para jubilados va desde los $5 mil hasta los 80 mil pesos pagaderos en 24, 48 o 60 cuotas.

Con números de imagen presidencial orillando el 30%, el gobierno pretende afianzar al electorado propio que, en gran número, fue afectado por los tarifazos y la contracción económica.

Escenario aún complicado

No por nada ayer el propio Macri anunció en la feria ExpoAgro nuevas líneas de leasing para la compra de maquinaria agrícola, camiones y semirremolques de fabricación nacional financiados con fondos ascenderán a un total de $1.500 millones y tendrán como objetivo impulsar las ventas del sector y promover la productividad y competitividad de los productores agropecuarios. Tras el sofocón provocado por el aumento de las retenciones a las exportaciones, el Ejecutivo intenta recomponer el vínculo con el agro.

Con todo, en Cambiemos intentarán surfear el tema económico en la campaña electoral: un IPC cercano al 4% en febrero siembra dudas acerca de cuándo bajaría la inflación para ubicarse en torno al 1,5% o 2% mensual. En enero, por caso, en Casa Rosada especulaban que en mayo podría registrarse un descenso de la inflación.

Otros ejes de la campaña electoral serán la seguridad y la lucha contra la corrupción para contrastar con las denuncias judiciales contra el kirchnerismo. En el gobierno especulan con una confrontación entre Macri y Cristina Kirchner por la primera magistratura.

Un legislador involucrado en la campaña electoral en la provincia de Buenos Aires adelantó que en los próximos meses volverán los timbreos de la alianza gobernante en todo el territorio nacional, como un preludio de lo que serán las recorridas de campaña luego del cierre de listas del 23 de junio próximo.