Por falta de quórum, se cayó la sesión especial pedida por el Frente para la Victoria-PJ para tratar más de 60 proyectos relativos a la cuestión educativa. Al recinto asistieron el kirchnerismo, el interbloque peronista Argentina Federal, el Frente Renovador, el Movimiento Evita y la izquierda. Sin embargo, el oficialismo logró desactivar la sesión con una ausencia total. Tampoco estuvieron el bloque Evolución, liderado por Martín Lousteau; el Frente Cívico por Santiago; y los puntanos de Unidad Justicialista. Duras críticas de la oposición al Gobierno por intentar “paralizar” la Cámara.

Este jueves (13/09) fracasó la sesión especial pedida por el Frente para la Victoria-PJ para tratar más de 60 proyectos relativos a la cuestión educativa. La oposición quedó a siete diputados del quórum -hubo 122 presentes-, y a las 12.15 el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, dio por caído el encuentro. El interbloque Cambiemos y espacios provinciales no asistieron al recinto.

Según publica Semanario Parlamentario, al recinto asistieron el kirchnerismo, el interbloque peronista Argentina Federal, el Frente Renovador, el Movimiento Evita y la izquierda. Sin embargo, el oficialismo logró desactivar la sesión con una ausencia total. Tampoco estuvieron el bloque Evolución, liderado por Martín Lousteau; el Frente Cívico por Santiago; y los puntanos de Unidad Justicialista. Tampoco as istió el salteño Alfredo Olmedo, cuya convicción de aportar siempre al quórum no se vio en esta oportunidad.

Caída la sesión, habló el diputado Hugo Yasky (FpV-PJ), quien se refirió puntualmente a la agresión sufrida por la docente Corina De Bonis, y fustigó duramente a los legisladores que no asitieron al recinto.

“Así como hay que agradecer y reconocer la presencia de diputados y diputadas que hoy estamos acá al filo de poder sesionar, porque falta muy poco, no puedo dejar de señalar el dolor y la vergüenza ajena que siento por diputados y diputadas que hoy están ausentes de sus bancas”, expresó.

El líder de la CTA reprochó: “Teníamos la oportunidad para debatir el proyecto para que la escuela pública no sucumba en esta crisis”. Y pidi ó “los legisladores que no bajaron que tengan la responsabilidad, la conciencia que hace falta, para no darle la espalda a la escuela pública en un momento como este”.

A continuación, Laura Alonso se quejó de “la falta de compromiso de los legisladores para discutir un tema tan trascendental”, y celebró la “gran movilización que hay afuera” con la protesta docente.

“Estamos viviendo horas y días críticos para el pueblo argentino”, proclamó la legisladora kirchnerista, que habló del “plan de saqueo y ajuste brutal sin precedentes en la historia que está llevando adelante Cambiemos”.

La titular de la Comisión de Ciencia y Tecnología, Daniela Castro, sostuvo: “La educación es un derecho, no se vende, no se mercantiliza y no se negocia, y la ciencia es el motor del desarrollo de la Argentina de hoy de los años que vienen”.

A su tu rno, Roberto Salvarezza se quejó de “lo simbólico” que representa la desaparición del Ministerio de Ciencia y Tecnología. “En cualquier país del mundo el recurso más importante son los investigadores, a los que hay que formar durante años. A los que los países desarrollados protegen”,señaló.

El extitular del CONICET puntualizó que la Argentina “tiene hoy tres investigadores cada mil habitantes de población económicamente activa; un buen número para Latinoamérica, que se logró por la decisión de Néstor y Cristina Kirchner de apostar a la ciencia y a la tecnología como un insumo para el desarrollo”.

Sin embargo, los países más desarrollados tienen “9 o 12 investigadores cada mil habitantes de población económicamente activa”, aclaró, advirtiendo que en lugar de 1.200 becarios que el año que viene deberían incorporarse al sistema científico y tecnológico, serán “sola mente 400, por decisión de este gobierno”.

Según Salvarezza, “800 doctores van a quedar afuera, y los vamos a perder, no van a tener un lugar en el mundo académico, porque no hay cargos, porque los han suprimido”.

Por su parte, Daniel Filmus se mostró indignado por los diputados ausentes y por un Congreso que “desde el mes de junio no puede sesionar porque el Gobierno nacional quiere paralizarlo, paralizar la voz de aquellos que representan a nuestro pueblo, y aquí discutir cuales son las políticas públicas que necesitan nuestra Nación”.

En tanto, Graciela Camaño, jefa del bloque del Frente Renovador, consideró que el Gobierno “está muy interesado en que esta Cámara desaparezca de la faz de la tierra. Por eso es que vemos el recinto como lo vemos. Ni en el peor momento del menemismo de poderío, ni en el peor momento de poderío del kirchnerismo, vi el disciplinamiento que exis te hoy en esta Cámara. Los felicito, hacen muy bien el trabajo de tratar de obstruir el funcionamiento de la Cámara”.