En las últimas horas circuló la noticia de que el Papa Francisco le había enviado un rosario, a través del argentino Juan Grabois, a Lula Da Silva, preso en la sede de la Policía Federal en Curitiba. Sin embargo, el Vaticano aclaró que simplemente se trata de un rosario “bendecido” por el Sumo Pontífice, y no enviado especialmente por él al ex presidente brasilero.

Vatican News, el portal oficial del Vaticano, en su versión brasilera desmintió una noticia que se difundió en los medios de comunicación, según la cual elPapa Francisco le había enviado, a través de Juan Grabois, un rosario a Lula Da Silva.

En rigor, la noticia había sido publicada primero en las redes sociales del ex mandatario brasilero.

“Aclaración sobre la noticia de la entrega de Rosario del Papa al ex presidente Lula”, dice la nota en Vatican News.

La misma aclara que el argentino Juan Gabrois, fundador del Movimiento de los trabajadores excluidos y consultor del Pontificio Consejo Justicia y Paz, dio una entrevista en su intento de visitar al ex presidente Lula en la prisión de Curitiba, donde está detenido. Según dicho portal, Grabois dijo que la visita era personal y no en nombre del Santo Padre.

En la entrevista, Grabois nunca declaró que fue el Papa le enviaba el rosario, sino simplemente que se trataba de un rosario que había sido “bendecido” por el Sumo Pontífice.

El sitio web oficial del Vaticano aclara que rosarios bendecidos por el Papa “son llevados, como el Santo Padre desea, a tantos prisioneros del mundo sin entrar en el mérito de realidades particulares”.

Cabe destacar que, de todos modos, a Grabois no se le permitió reunirse con el ex mandatario brasilero.

“Personalmente estoy muy triste, vine de muy lejos para dialogar con una persona muy querida por gran parte de nuestro pueblo latinoamericano y me voy con este sentimiento de que algo malo debe estar pasando para que la mía haya sido una visita impedida por razones de naturaleza política por las autoridades de turno“, resaltó a la prensa el consultor del ex consejo de Justicia y Paz de la Santa Sede y coordinador del Encuentro Mundial de Movimientos Sociales en Diálogo con el papa Francisco.

La Policía Federal permite que todos los detenidos en la Superintendencia reciban “asistencia espiritual” los lunes, pero para las autoridades Grabois no cumplía con los requisitos por no ser un sacerdote consagrado. Pese a no poder encontrarse con Lula, el dirigente social argentino le dejó el rosario y una nota manuscrita que la Policía Federal entregó al expresidente, favorito para las elecciones de octubre.

“Me sorprende el argumento que esgrimió la autoridad aquí presente, que fue de naturaleza teológica, por no ser sacerdote consagrado. Yo no sé si estos funcionarios tienen formación teológica, pero todos los bautizados somos discípulos y misioneros, y tenemos funciones religiosas que cumplir. He visitado presos en situaciones similares en distintos lugares y jamás he tenido un inconveniente de esta naturaleza”, apuntó Grabois ante la prensa reunida fuera de la Superintendencia.